Despiden a Felipe Cazals

412
Felipe Cazals

  • Con las cenizas de Felipe Cazals, el consuelo de quienes acudieron a celebrar su vida fue el legado que dejó a través de sus piezas.

FERNANDA PALACIOS / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Entre Arieles, flores y música, el homenaje al director Felipe Cazals se llevó a cabo ayer tal como él lo quiso, desde las entrañas del recinto que fue siempre su casa, los Estudios Churubusco.

Honesto, directo, recto, valiente y defensor de la justicia por medio de su lente y su arte, así lo recordaron amigos y familiares, quienes acudieron a despedir a su maestro y amigo, entre ellos su esposa Rosa Eugenia, su hijo Felipe, el director Eugenio Caballero, el actor Damián Alcázar, las actrices María Rojo, Vanessa Bauche y Diana Bracho e incluso la secretaria de cultura Alejandra Frausto.

“Este es un homenaje como tenía que ser para Felipe, cálido, con la gente querida y en su casa, los Estudios Churubusco, y rodeado de cine. Felipe en realidad cambió de plano, pero se queda con nosotros porque su obra, lo que nos ha enseñado, se queda.

“Hay una cosa que me parece esencial de él, que es entender ese rigor, esa visión, ese compromiso con el cine y tiene que ser una luz y una guía en cada una de las cosas que nosotros también hagamos. Qué bueno haber podido empezar mi carrera con él y haber podido todavía alcanzar a conocer a estas figuras, enormes cineastas y creadores como él y eso es lo que más agradezco”, expresó Caballero en entrevista.

Pese al aire de nostalgia que se respiraba alrededor del recinto, con las cenizas del realizador presentes, el consuelo de quienes acudieron a celebrar su vida fue el legado que dejó a través de piezas como Canoa (1976), Las Poquianchis (1976), Las Siete Cucas (1981), Los Motivos de Luz (1986), Chicogrande (2010) y Cuidadano Buelna (2013), que quedarán atestiguando su visión y su lucha que continuará latente como última petición del creativo, cuyos restos descansarán en Acapulco, su lugar favorito.

“Muy feliz y contenta de que este homenaje sucediera así, a Felipe lo quería todo el mundo, mucha gente, tenía muchos amigos y su familia eran ellos y el cine mexicano.

“Lo último que me dijo fue que cuidara su obra, que se vea, es lo único que nos pidió”, compartió Rosa Eugenia.
Tras poco más de una hora de duración, el encuentro culminó entre lágrimas y aplausos.

Alcázar, desconsolado

El actor Damián Alcázar confesó sentirse desconsolado tras la muerte de su amigo y maestro, de quien no pudo despedirse tras su repentina muerte el sábado pasado por cáncer de esófago.

“Me quedé con unas ganas de verlo porque estaba filmando con Luis (Estrada) y tenía como tres meses diciendo: ‘Voy a hablarle, tengo que invitarlo a comer, ver cómo está’. Yo invito a todos los que tienen ese impulso de hablarle a sus amigos a que no dejen de hacerlo, porque ya no pude hablarle, verlo, comer con él, saber de él, qué necesitaba, en qué podía echarle la mano.

“Lorenza Manrique (directora de los Estudios Churubusco) me dijo: ‘Damián, él siempre hablaba de ti, los dos se pensaban mucho, así que no te preocupes’ y eso me tranquilizó un poco, pero sí lamento no haberlo abrazado por última vez”, expresó.

Alcázar actuó en las tres últimas películas de Cazals: Las Vueltas del Citrillo, Chicogrande y Ciudadano Buelna.

Te puede interesar: Gloria Trevi ni teme ni se esconde de las autoridades