Busca África copiar vacuna contra Covid

351
Busca África copiar vacuna contra Covid
  • En su trabajo para replicar la vacuna de Moderna contra el Covid-19, los científicos básicamente rodean a una industria que ha priorizado de forma clara a los países ricos sobre los pobres.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

CD. DEL CABO, SUDÁFRICA.- En un par de almacenes de Ciudad del Cabo convertidos en un laberinto de salas estériles selladas, jóvenes científicos preparan y calibran el equipamiento necesario para hacer ingeniería inversa sobre una vacuna de Covid-19 que aún no ha llegado a Sudáfrica ni a la mayoría de los más pobres del mundo.

La energía que se respira en los brillantes laboratorios está a la altura de la urgencia de su misión por reducir la desigualdad de vacunas. En su trabajo para replicar la vacuna de Moderna contra el Covid-19, los científicos básicamente rodean a una industria que ha priorizado de forma clara a los países ricos sobre los pobres, tanto en ventas como en manufactura, publicó la agencia AP.

Y lo hacen con el inusual apoyo de la Organización Mundial de la Salud, que coordina un centro de investigación, formación y producción de vacunas en Sudáfrica, así como una cadena de suministro asociada para las cruciales materias primas. Es un esfuerzo de último recurso de producir dosis para los que no tienen, y las implicaciones de propiedad intelectual aún no están claras.

“Hacemos esto por África en este momento, y eso nos motiva”, dijo Emile Hendricks, un biotecnólogo de 22 años que trabaja para Afrigen Biologics and Vaccines, la empresa que intenta reproducir el fármaco de Moderna.

“Ya no podemos depender de que estas grandes superpotencias vengan y nos salven”.

Algunos expertos ven la ingeniería inversa —recrear las vacunas a partir de fragmentos de información pública— como una de las pocas formas de combatir los desequilibrios de poder de la pandemia. Por ahora, sólo el 0.7 por ciento de las vacunas han llegado a países de bajos ingresos y casi la mitad han ido a países ricos, según un análisis de la People’s Vaccine Alliance.

Que la OMS —dependiente de la buena voluntad de los países ricos y la industria farmacéutica para existir— lidere el intento de reproducir una vacuna registrada refleja el alcance de la brecha de suministro.

La iniciativa con respaldo de la ONU para equiparar la distribución de vacunas, conocida como Covax, no ha logrado aliviar la grave escasez en los países pobres. Las dosis donadas que llegan son una pequeña parte de lo necesario para reducir la desigualdad.

Entre tanto, la presión sobre las farmacéuticas para que compartan, lo que incluye reclamaciones del actual gobierno de Estados Unidos sobre Moderna, no ha dado resultado.

Hasta ahora, la OMS nunca había participado en la replicación de una vacuna nueva para su uso global pese a las objeciones de los desarrolladores originales. El centro de Ciudad del Cabo pretende ampliar el acceso a la nueva tecnología de ARN mensajero empleada en las vacunas de Moderna y de Pfizer y su socio alemán BioNTech.

Te puede interesar: Aprueban en EU refuerzos para dos vacunas anti Covid