Pasan de huachicol al robo de ductos

302
Pasan de huachicol al robo de ductos

De enero a junio Pemex reportó 772 tomas clandestinas en sus sistemas de ductos, 290 de ellas en Hidalgo, 171 en Edomex y 105 en Puebla.

BENITO JIMÉNEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Para combatir el huachicol en Sinaloa, Pemex determinó desde el 1 de agosto suspender el envío de combustible en el ducto Topolobampo-Guamúchil-Culiacán, un sistema de 222 kilómetros de longitud; sin embargo, el crimen organizado aprovechó para robar 18 kilómetros de tuberías.

De acuerdo con personal de Pemex, la Fiscalía General de la República (FGR) investiga como posibles causas del robo la reventa del ducto, el sabotaje de criminales en represalia por el cierre del ducto y por la búsqueda de remanentes de combustible.

“Se robaron 18 kilómetros de poliducto (en lo que va del año). Van 15 robos a la fecha, lo está atendiendo Pemex y Sedena”, indicó el Gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, a Grupo REFORMA.

El Mandatario priista detalló que ese tramo ha sido extraído principalmente en la sindicatura de Pericos, en el municipio de Mocorito, una zona de conflicto por la operación del Cártel de Sinaloa.

El ducto, que se compone de metal y hule fabricados con material de alta calidad, fue trozado en distintos segmentos a lo largo de su trayecto, que atraviesa por los municipios de Ahome, Guasave, Salvador Alvarado, Mocorito y Culiacán.

Fuentes de Seguridad Física de Pemex confirmaron el robo del sistema de distribución de combustible que pasa por debajo de sembradíos de maíz, garbanzo y frijol, y vías secundarias, donde operan células del Cártel de Sinaloa.

Aunque indicaron que ellos aún no tienen cuantificada la longitud de lo hurtado, un superintendente de Seguridad Física indicó que decenas de tramos de entre 20 y 50 metros del ducto fueron cortados, principalmente entre las localidades de El Naranjo y Tierra Blanca.

Entre 2010 y 2018 se registraron un gran número de tomas clandestinas en ese ducto y la zona de Pericos es donde más afectaciones se han reportado.

En 2016 se optó por cerrar el paso del combustible y transportar a través de pipas, pero hacerlo de esa manera resultó 14 veces más costoso, de acuerdo con empresarios afiliados a ONEXPO, que es la unión de asociaciones de gasolineros más grande de México.

Dos años después, con la nueva administración nuevamente cerraron el poliducto y el combustible se volvió a transportar en pipas, las cuales fueron resguardadas por el Ejército y la Guardia Nacional.

Los “piquetes” disminuyeron. Se reportaron sólo 77 casos en 2019 (en búsqueda de remanentes), cuando un año antes se habían registrado 425 en los poliductos.

A nivel nacional, de enero a junio Pemex reportó 772 tomas clandestinas en sus sistemas de ductos, 290 de ellas en Hidalgo, 171 en Edomex y 105 en Puebla.

Te puede interesar: ‘Líderes nylon y huizacheros, los que rechazan Tren Maya’