Incumplen a vecinos de Felipe Ángeles

209
Felipe Ángeles

  • Desde 2020, la Sedatu prometió obras de mejoramiento urbano en seis municipios aledaños del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

JORGE RICARDO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Dos meses después de la fecha prometida, el Gobierno federal no ha logrado terminar ninguna de las 35 obras de mejoramiento urbano que inició este año en seis municipios aledaños al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

En un recorrido de Grupo REFORMA, se pudo observar que la mayoría se encuentra en obra negra, y otras, como la renovación del Centro Histórico de Tultitlán, ni siquiera han iniciado debido a que esa zona es ocupada por los comerciantes desalojados del Mercado Mariano Escobedo que desde febrero está en construcción.

En San Miguel Xaltocan, Municipio de Nextlalpan, y el centro de Zumpango, el concreto de las plazas públicas fue levantado desde febrero y apenas se han colocado partes de la nueva cimentación.

“Y no nada más aquí, en todo alrededor del aeropuerto no han podido terminar y no hay para cuándo”, dijo un empleado de la cremería Nochebuena, en el centro de Zumpango.

En Xaltocan, a unos metros de las pistas del nuevo aeropuerto, un kínder y una primaria que fueron reubicadas se encuentran en ladrillo, sin ventanas ni pisos.

Tampoco la construcción de la secundaria José María Luis Mora ha sido concluida ni la ampliación del Museo Comunitario.

“Vemos un retraso del 60 por ciento en todas las obras”, dijo el delegado de San Miguel Xaltocan, Alejandro Sánchez.

En mayo de 2020, la Sedatu anunció una inversión de 3 mil millones de pesos para el mejoramiento urbano de los seis municipios.

Apenas en enero pasado, dio a conocer el arranque de 30 obras por 907 millones de pesos con un plazo de entrega de siete meses.

Y reprochan olvido

El 2 de octubre pasado, un grupo de pobladores de San Miguel Xaltocan, en el municipio de Nextlalpan, Estado de México, impidió a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) la inauguración de un puente de medio kilómetro sobre las vías del tren hacia la cabecera municipal, en protesta porque la Secretaría de Desarrollo Urbano (Sedatu) no ha cumplido con las obras de mejoramiento urbano dentro de la comunidad que ofreció para conseguir la aprobación del nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

En Xaltocan, la Sedatu anunció desde 2020 una casa de cultura y un museo de sitio, tres escuelas, un centro de salud, una plaza cívica, canchas deportivas y un mercado, los cuales estarían listos antes de septiembre, pero a la fecha siguen en obra negra.

La Sedena se limitó a publicar un video en Youtube y dio por inaugurado el puente. Los pobladores mantuvieron el plantón una semana y lograron que la Sedatu prometiera terminar las obras antes del 31 de diciembre; sin embargo, los vecinos dudan de que vaya a cumplirlo.

En el centro de Xaltocan, una docena de obreros apenas está poniendo los cimientos de las canchas y la plaza. El kínder y la primaria, que fueron demolidos, se están reconstruyendo a un costado del pueblo, cerca de las pistas del aeropuerto aunque todavía no tienen loza ni pisos ni ventanas.

“Vemos cómo se apuran a terminar las conexiones del aeropuerto, pero de este lado nada”, dijo Mauro Palma, un vecino que reprochó que los trabajos sólo se han centrado en las pistas. “Llueva, truene o relampaguee, el 21 de marzo de 2022 vamos a estar inaugurando el aeropuerto”, dijo el Presidente López Obrador en junio del año pasado.

El mercado que la Sedatu anunció para Xaltocan fue trasladado para la comunidad de Santa Inés, en un antiguo parque donde sólo se han colocado los cimientos y una estructura de fierro y aún se ven las fosas para un parque de patinaje.

Maria del Rosal, propietaria de una papelería sobre la Calle Hacienda Santa Inés aseguró que la población se opuso a la construcción del mercado pues era un área verde, pero les dijeron que el Municipio ya lo había decidido.

“De todos modos, llevan trabajando desde febrero, una semana sí y una no y no acaban”, acusó.

Cerca de ahí, en el municipio de Tonanitla, por donde se planea abrir una carretera hacia el Aeropuerto, los ejidatarios bloquearon el 22 de octubre el paso de los camiones de carga para el nuevo aeropuerto en protesta por el bajo pago que según se pretende dar por sus terrenos y casas, las cuales serán demolidas, pero también por la lentitud en la construcción de una estación de bomberos y una clínica de salud.

“No han hecho ni madres, por eso la gente está muy molesta, la estación de bomberos la iniciaron, pero no avanza”, dijo el ejidatario Agustín Ortiz durante el plantón.

Desde 2020, la Sedatu prometió obras de mejoramiento urbano en Jaltenco, Nextlalpan, Tecámac, Tonanitla, Tultepec y Zumpango: 35 proyectos por unos 907 millones de pesos, para resarcir el impacto del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

En 2020, había hecho algunas en Texcoco, Chimalhuacán y Ecatepec, e inició en febrero las otras con la promesa de terminarlas en septiembre. Los locatarios del mercado de Zumpango rechazaron la reubicación hacia la salida del pueblo y hoy creen que hicieron lo correcto.

“Hoy seguiríamos de un lado para otro porque todo lo que iniciaron ni lo acaban”, dijo Teresa Rodríguez, quien tiene un puesto de verduras.

El centro histórico de Zumpango luce con el concreto levantado, con algunas columnas apenas, con zanjas para las tuberías y más allá, del mercado de artesanías prometido hay apenas una estructura de fierro y aunque la Sedatu asegura que estará listo antes de que termine el año, los obreros consideran que podría estar hasta marzo.

“Yo creo que para el 21 de marzo, cuando se inaugure el aeropuerto, ya terminamos”, dijo un trabajador en la ribera de la Laguna de Zumpango donde la Sedatu también construye un mirador de 2 kilómetros.

En Tultiltán, el titular de la Sedatu, Román Meyer, acudió el 19 de febrero al arranque de las obras proyectadas para siete meses de una Estación de Bomberos, la renovación de centro histórico y la construcción de mercado municipal.

En el mercado que sólo tiene paredes y una estructura de fierro para el techado, los obreros consideraron que podría estar para el fin de año.

En tanto, los locatarios fueron reubicados en carpas en el centro histórico, que por eso no ha entrado en obras.

La estación de bomberos sigue en obra negra en la Colonia Solidaridad. “Dijeron que estaría lista en agosto, luego septiembre, luego octubre y ahora se supone que en noviembre, pero si está, serán sólo las paredes”, dijo un integrante del Comité Vecinal.

A pesar de que la dependencia se comprometió a mejorar todos los municipios cercanos a la nueva terminal aérea de más de 74 mil millones de pesos, los pobladores se quejan de que los trabajos se han centrado en terminar las pistas para el 21 de marzo, y que ni el Ejército, a cargo de la obra, ha cumplido con dar mantenimiento a las carreteras.

El 3 de septiembre, los vecinos de la Unidad Paseos del Valle, en Nextlalpan, bloquearon el paso de material al aeropuerto hasta que los militares se comprometieron a dar mantenimiento a las vialidades.

“No hicieron nada, solo taparon los baches por donde ellos pasan, pero nosotros seguimos tapando los baches con tierra y piedras”, dijo Fabiola García, una vecina.

Te puede interesar: Pasan de huachicol al robo de ductos