Señalan de simplista y mediática propuesta de AMLO

261
propuesta
  • Califican como arrogante y simplista la propuesta del Presidente López Obrador de crear un fondo para el “Estado Mundial de Fraternidad y Bienestar”.

JORGE RICARDO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El ex director del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Gonzalo Hernández Licona, y la ex colaboradora del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en Derechos Humanos en México, Clara Jusidman, calificaron como arrogante y simplista la propuesta del Presidente López Obrador de crear un fondo para el “Estado Mundial de Fraternidad y Bienestar”.

“Lo que López Obrador propone es una política social como la que él hace, que no está bien hecha, y quiere ponerle su nombre: Bienestar”, consideró Hernández Licona, egresado de Economía de la Universidad de Oxford y director de la Red de Pobreza Multidimensional.

“Es como Echeverría, pero peor”, añadió para comparar el llamado de López Obrador con el afán del ex Presidente Luis Echeverría de encabezar, en los 70, a los países del Tercer Mundo.

“Posiblemente hay arrogancia y no comprensión de la complejidad de lo que es el mundo de la pobreza y la desigualdad”, añadió por su parte Jusidman, ex Secretaria de Desarrollo Social de la Ciudad de México y fundadora de la organización civil Incide Social.

“Yo creo que nuevamente es una interpretación muy simplista del Presidente sobre lo que es la pobreza y sus causas”, añadió.

Esta mañana, en su discurso ante el Consejo de Seguridad de la ONU, López Obrador aseguró que nunca en la historia de esa organización se ha hecho “algo realmente sustancial en beneficio de los pobres”, y anunció su propuesta para un “Plan Mundial de Fraternidad y Bienestar” que garantice la vida digna de 750 millones de personas mediante la aportación voluntaria del 4 por ciento de la riqueza de mil personas y empresas más ricas, y del 0.2 por ciento del PIB de los países del Grupo de los 20.

“La ONU lleva trabajando por la desigualdad y la pobreza por años, mucho antes que AMLO”, dijo Hernández Licona y le restó importancia a la viabilidad de la propuesta, pues lo consideró como un discurso mediático.

“Está hablando a la gente de México. Ese es el discurso. El exterior no le interesa mucho”, sostuvo.

Jusidman rechazó el diagnóstico del Presidente de que la pobreza se debe principalmente a la corrupción, pues dijo que puede ser un ingrediente pero que tiene más que ver con mecanismos de desigualdad de poder.

Consideró como poco factible que los más ricos acepten donar una parte de sus bienes, pero si así fuera, dijo, el problema es la manera como López Obrador planteó el reparto de ese dinero: de manera directa y sin intermediarios.

“Yo creo que sus programas de transferencias monetarias reproducen los esquemas de explotación, porque de lo que se trata es de darles dinero a la gente que al final va a ir a comprar servicios proporcionados por particulares, ya sea de educación, salud, alimentación, vestido, y la experiencia en las zonas de mayor pobreza es que los mecanismos de extracción de ingresos se dan precisamente a la hora de la aplicación de sus ingresos”, indicó.

“Hay veces que el mecanismo mejor sería mejorar los salarios y las retribuciones de los trabajadores en los sectores formales que repartir dinero en efectivo”, subrayó la ganadora en 2020 del Premio al Mérito de Derechos Humanos que otorga el Congreso de la Ciudad de México.

La investigadora recordó el reciente diagnóstico del Coneval sobre los programas sociales del Gobierno, el cual indicó que se basan únicamente en la entrega de dinero lo cual no garantiza que los beneficiarios salgan de las condiciones que los hicieron merecedores del apoyo.

“La pobreza tiene muchos orígenes, a veces es por clarísima discriminación a los grupos con características distintas. No es un tema de darles a las mujeres dinero, son cambios culturales profundos los que se tienen que dar para que eliminen estas causas profundas de la desigualdad y de la pobreza”, dijo.

Jusidman además recordó que la ONU ha realizado un largo trabajo en contra de la pobreza, desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en 1948, hasta la medición de desarrollo humano y la labor de la Organización Mundial del Trabajo.

Te puede interesar: ‘No conoce el tema’, reprochan a Albores