Revierte nueva variante apuestas de alzas de tasas

199
variante
  • Los inversionistas recurrieron a los bonos del gobierno y rápidamente recalibraron sus expectativas de aumentos en las tasas de interés en respuesta a la nueva variante de Covid-19.
STAFF / AGENCIA REFORMA

NUEVA YORK, EU.- Los inversionistas recurrieron a los bonos del gobierno y rápidamente recalibraron sus expectativas de aumentos en las tasas de interés en respuesta a la nueva variante de Covid-19 identificada por primera vez en Sudáfrica, destacó The Wall Street Journal.

El diario dijo que el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años cayó hasta un 1.505 por ciento, desde el 1.644 por ciento antes del feriado por el Día de Acción de Gracias, una de sus mayores caídas en puntos porcentuales intradía desde el pánico inicial del mercado Covid-19 en marzo de 2020. luego se negoció por alrededor de 1.540 por ciento. Los precios de los bonos suben a medida que caen los rendimientos.

Los futuros de los fondos federales, una representación de las expectativas del mercado de cambios en las tasas de interés, se movieron a la baja el viernes, y el mercado anticipó que la Reserva Federal mantendrá las tasas de interés bajas por más tiempo.

Los datos de CME Group mostraron que la mayoría de los inversionistas ahora están fijando precios en dos o tres aumentos de tasas de un cuarto de punto porcentual para fines de 2022, en comparación con tres o cuatro el miércoles, indicó el Journal.

Los mercados sufrieron tensiones el viernes después de que funcionarios sudafricanos advirtieran sobre la variante B.1.1.159 que se propaga rápidamente a través de parte de su población. Los científicos dicen que su alto número de mutaciones puede hacerla más transmisible y potencialmente más resistente a las vacunas, aunque es demasiado pronto para decir exactamente cómo se propagará la variante o cómo afectará a quienes se infecten.

“Fijar el precio de tres aumentos en las tasas de la Fed, como estábamos hasta anoche, tiene mucho menos sentido ahora”, dijo Andrew Mulliner, gerente de cartera de bonos de Janus Henderson. Si la nueva variante de Covid-19 descarrila la recuperación, los bancos centrales pueden tener que cambiar de rumbo y estimular más la economía, señaló.

El diario mencionó que una de las principales razones del cambio en las expectativas fue la caída repentina de los precios de la energía, uno de los principales impulsores de la inflación. Los precios del petróleo cayeron, y el crudo Brent de referencia mundial bajó hasta un 6 por ciento, a unos 76 dólares el barril, el nivel más bajo desde septiembre.

“Se espera que el consumo de energía disminuya a medida que las personas viajen menos”, dijo Sebastien Galy, estratega macro en Nordea Asset Management.

Algunos vieron los movimientos del viernes como una reacción exagerada.

“Es demasiado pronto para sacar conclusiones precipitadas”, aseveró Carsten Brzeski, director global de macro del banco holandés ING. También señaló el progreso logrado en los tratamientos para Covid-19 y el desarrollo de vacunas.

“El mundo está mucho mejor preparado ahora para cualquier nueva variante que hace un año y medio. Eso también debería significar que las reacciones tanto del gobierno como del banco central no tienen que ser tan contundentes como en marzo de 2020”, señaló.

Te puede interesar: Comprarán en el Black Friday…. Tras El Buen Fin