Asesta Pumas venganza auriazul

189
pumas
  • A los Pumas les sobró garra y corazón para ser semifinalistas y protagonizar una resurrección que tuvo uno de sus capítulos más épicos al eliminar al América.
EDGAR CONTRERAS / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- A los Pumas les sobró garra y corazón para ser semifinalistas y protagonizar una resurrección que tuvo uno de sus capítulos más épicos al eliminar al América en el Estadio Azteca.

Porque mientras los auriazules jugaron con el alma en el 3-1, comandados por el irreconocible Alan Mozo (autor de las 3 asistencias), el líder pagó el estilo de equipo chico que Santiago Solari planteó en la ida de estos Cuartos de Final.

Al América lo favorecía todo: el no haber perdido en 18 disputados en este año como local en Liga MX, el reglamento que le permitía avanzar con el empate en el global, el cierre de la serie en el Azteca, el gol tempranero y hasta la diferencia de plantilla, 3 veces más cara que la auriazul.

Solo que a las Águilas les faltó ese tesón que los Pumas tuvieron en la recta final del torneo, en aquel segundo tiempo de la última jornada ante Cruz Azul, en la visita a Toluca en el Repechaje, en el juego de ida en el que intentaron más y en este de vuelta en el que propusieron un duelo a matar o morir, de valientes, concepto por el que tanto se criticó a los azulcremas el pasado miércoles.

Porque mientras Solari no tiene suficientes argumentos para explicar su tercer fracaso como DT del América al ganar casi todos los puntos y perder los juegos de eliminación directa, los auriazules quizá tampoco sepan explicar cómo se produjo esta metamorfosis que los tiene en la antesala del juego por el título y como candidatos.

Las Águilas ganaban desde el 9′ con el tanto de Emanuel Aguilera (tras el penal cometido a Roger Martínez), pero el rival siempre dio muestras de resistencia.

Washington Corozo falló un mano a mano en la siguiente jugada, Juan Dinenno remató 2 veces consecutivas al travesaño y después llegaron los centros de Mozo, los primeros 2 a Corozo (29′ y 42′) y el tercero a Higor Meritao al 82′, para volver al Azteca una sucursal del Olímpico Universitario con las Goyas y una demostración que ni Solari ni el resto de los americanistas olvidarán.

Con razón los fans cantan a todo pulmón el “¡cómo no te voy a querer!”.

Te puede interesar: Se queda F1 en España hasta 2026