Impacta a trabajadores retraso de Tren Maya

566
Impacta a trabajadores retraso de Tren Maya
  • El atraso en el Tren Maya pasó de tres a cinco meses y con él un reajuste en la cantidad de trabajadores, que fueron despedidos a finales de octubre.
DALILA ESCOBAR

BALANCÁN, TAB.- El atraso en el Tren Maya pasó de tres a cinco meses y con él un reajuste en la cantidad de trabajadores, que fueron despedidos a finales de octubre.

La fábrica de durmientes, uno de los primeros generadores de empleos de la obra, recortó de 250 a 140 obreros.

Las historias en Villa El Triunfo, municipio de Balancán, Tabasco, eran de pobladores que, con la llegada del Tren Maya, encontraban un nuevo empleo, que a más de la mitad de ellos les duró apenas siete meses.

Christian David, originario de El Triunfó, terminó la carrera de informática y lo único que ha logrado son empleos temporales, de sólo algunos meses, primero como capturista de información en la 38 zona militar, en Tenosique, que habilitó sitios especiales para atender la pandemia de Covid-9 en la región.

El contrato con el gobierno concluyó sin que se lo renovaran y regresó a El Triunfo, ahí se enteró de la convocatoria de obreros para una fábrica a cargo del consorcio Lamat.

Fonatur registró al consorcio Lamat Tramo 1 S.A.P.I. de C.V. y que surgió de la unión de las empresas, únicamente para este proyecto, de Mota-Engil México S.A.P.I. de C.V; China Communications Construction Company Ltd.; GAVIL Ingeniería S.A. de C.V; y Grupo COSH S.A de C.V., y ahora son los jefes que, en general, los trabajadores ubican como “los chinos”.

Para Christian se trataba de una oportunidad de no perder ingresos durante la crisis sanitaria, “aunque sea picando asfalto”, relató después de hacer una pausa para reconocer: “Trabajo es trabajo y yo lo necesito aunque sea esto, no importa que tenga una carrera”. Llegó en junio de 2021 y celebra sumar ya cinco meses.

La primera instrucción fue trabajar a marchas forzadas para que la construcción no se detuviera en ningún momento; con el paso de los meses todos los avances se habían logrado, pero la puesta en marcha de la obra sobre las vías seguía en pausa; la razón: trámites de medio ambiente y amparos contra el Tren.

Hace un mes llegó a su nuevo empleo con la noticia de que habían corrido a más de 100 de sus compañeros, muchos de ellos también habitantes de El Triunfo, “nos dijeron que era un ajuste de trabajadores, que era muy normal”.

“Algunos de ellos tuvieron que irse a buscar en otros lados, pero ahora la pensamos porque ellos tenían más tiempo que algunos de los que nos quedamos. Yo llegué en junio y ellos estaban desde marzo”, afirmó.

Detalló que cuando llegó la fábrica de durmientes para todos fue un alivio porque significaba trabajo, “pero no pensamos que por tan poco tiempo”.

SEIS MESES MÁS

De acuerdo con el director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, Rogelio Jiménez Pons, de seguir la tardanza del proceso en los trámites les podría llevar hasta seis meses más.

El otro elemento que ha retrasado las obras son los amparos, de los que Fonatur asegura deben quedar concluidos y sin efecto a más tardar un año, a partir de este último mes de 2021.

“¿Qué está lográndose con el decreto (para catalogar al Tren Maya de seguridad nacional)? No es eximirnos de hacer nada, no nos estamos quitando el trámite que tenemos que cumplir en un término de 12 años paralelamente a nuestra responsabilidad”, aseguró el funcionario al término de un recorrido abierto por el tramo 1, el 26 de noviembre, durante el evento “Tren Maya, presentación de avances de la estrategia medioambiental”.

Jiménez Pons reconoció que los señalan por la opacidad que eso podría significar el nuevo acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación y así respondió: “La transparencia siempre es una muestra del verdadero cambio”.

“¿Qué se debe hacer? Tener acceso a las fuentes de información. Evidentemente si nosotros no andamos con los cochupos y con todas las transas convencionales y moches, podemos transparentar todos hasta nuestros propios errores, tenemos que estar siempre abiertos. Y es un compromiso de esta administración, del Presidente y de todos nosotros que trabajamos con él:  ser claros y transparentes”, afirmó.

“Ya no puede haber la prepotencia de la obra pública que llega y dice ‘quítense que ahí les voy’, hay que ser conscientes que es una obra que debe ser para alivianar a la gente, y si nos equivocamos en algo, si atropellamos al guajolote pues hay que remediar eso”, consideró. 

Y agregó: “No vamos a aprovechar esas condiciones de cuestión estratégica. La vamos a aprovechar por tiempo. El tiempo sí nos apremia”.

DIAGNÓSTICO

El médico de la fábrica de durmientes, Ricardo Lara González, afirmó estar informado de que la planta laboral se va a incrementar a 800 trabajadores para entonces sí terminar la obra en la fecha prometida.

“Se empezó con 250 trabajadores, actualmente hay 140 pero más bien Villa del Triunfo ha sido un detonante sobre todo en el Tren Maya. Se conoce que en el sureste es la única fábrica que hay aquí en el estado y se cuenta con otra en Mérida, Yucatán”, dijo.

Lo que más lo ha impresionado, dijo, es la tecnología que maneja el consorcio, “los chinos”.

“Ellos tienen una cultura distinta porque en su país están acostumbrados a trabajar más de ocho horas”, apuntó.

Previo a su labor en la fábrica de durmientes, Lara González atendía una clínica de rehabilitación en el municipio de Balancán, donde estuvo seis años; antes, fue médico de una plataforma de Petróleos Mexicanos, pero mediante la empresa Cotemar, subcontratada por Pemex.

En su actual trabajo no le ha tocado atender grandes incidentes, únicamente “machacamientos, quemaduras, hay quienes se desmayan por golpes de calor y distensión de ligamentos que son por resbalones o problemas de rodillas; pero no ha pasado a mayores porque contamos con un protocolo de seguridad bastante estricto con todas las normas y medidas que se debe, de hecho tenemos un departamento de seguridad y salud en el trabajo y estamos todos coordinados para brindar atención a quien lo necesite”.

También dijo que se ven “menos casos tristes”, dado que atendió comunidades con grandes problemas de pobreza.

“En el municipio de Emiliano Zapata lo más triste que vi son las secuelas que deja una embolia, que llamamos un evento vascular cerebral, que ya se está desarrollando en pacientes de 33 años. En un caso no se pudo realizar una cirugía adecuada y desgraciadamente el paciente quedó parapléjico y quedan con secuelas irreversibles aun con la rehabilitación y ellos sin tener dinero”, recordó. 

El médico está convencido de que con este proyecto del Gobierno Federal llegará más progreso. “El Triunfo siempre ha sido catalogado como una villa. Esto va a ser un detonante para que esto se vuelva más bien un municipio porque en el estado de Tabasco se cuenta con 17 municipios y el Tren Maya traerá más fuente de empleos”.

Consideró que el proyecto les dará empleo al menos cuatro años, dado que, aunque debe estar listo en diciembre de 2023, aún faltarán las pruebas que se llevaría parte de 2024.

MORIR EN LA RAYA

En tanto, el arquitecto Jiménez Pons consideró que “el plan optimista de retraso estábamos hablando de tres meses, pero la realidad es que pudiera ser de hasta cinco meses en algunas cosas. (Con el acuerdo de carácter de seguridad nacional) Sí nos estaremos ahorrando mínimo tres meses de gestión si no es que hasta el doble”.

“El tamaño de la obra es muy comprometido, es lograrla y es lo que más nos interesa. Acabarla y acabarla bien y para eso tenemos que ser transparentes y claros. Es parte de acabar bien las cosas, porque estamos teniendo una visión integral. Crear un precedente, un tipo, una fórmula de hacer las obras públicas”, argumentó el funcionario federal.

En torno a la esperanza de los trabajadores de que el empleo se prolongue, al mismo tiempo Jiménez Pons aseguró: “La fecha, ustedes deben conocer, yo conozco a Andrés Manuel (López Obrador), y si dijo en diciembre de 2023, es diciembre de 2023 a como dé lugar, ahí nos morimos todos en la raya, mi cuello está de por medio”.

Te puede interesar: Frenan avances para Tren Maya