‘La apoyamos y la avalamos’

808
apoyamos
  • ‘La apoyamos y la avalamos’ palabras de López obrador hacia Claudia Sheinbaum, a quien considera una de las cartas fuertes de su partido para la siguiente elección presidencial.
ANTONIO BARANDA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Como si se tratara de un mensaje político, el Canciller Marcelo Ebrard ocupó ayer un asiento detrás de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Las dos “corcholatas” rumbo al 2024 participaron en la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador, que se realizó en la sede del Gobierno capitalino.

Ebrard jugó de visitante, por lo que no entró con el Mandatario y ocupó un asiento en la segunda fila.

A las 7:06 horas, López Obrador apareció en el patio oriente del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, donde inauguró las mañaneras como Jefe de Gobierno en 2000.

Antes de subir al templete, López Obrador conversó con el subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación, Alejandro Encinas, y con Sheinbaum.

Sin embargo, esta última decidió pasar por atrás de la mampara y entrar por el lado opuesto.

“Buenos días”, dijo López Obrador llevándose la mano izquierda a la bolsa de su abrigo negro, “bellísimo”, agregó observando los arcos del edificio colonial.

Ebrard, quien también despachó en ese edificio, ocupó la primera silla de la segunda fila y Sheinbaum, con abrigo rojo, ocupó el asiento privilegiado al lado del atril.

Ambos sonrieron cuando AMLO expresó: “Una joya”, en referencia al inmueble.

El Presidente echó porras a Sheinbaum. Dijo que sus resultados son muy buenos, que ha hecho un trabajo eficaz y que ha avanzado en conseguir la paz y la tranquilidad.

“Se ha hecho un trabajo eficaz, profesional y, como se dice también en política, lo que cuentan son los resultados y eso es lo que vamos ahora a constatar”, agregó.

En su turno, Sheinbaum agradeció la visita, le dijo a López Obrador que estaba en su casa y destacó la presencia de tres ex Jefes de Gobierno, sumando a Encinas.

“Están en su casa. A todos muy buenos días, nos da mucho gusto recibirlos”, expresó antes de dar un informe sobre la incidencia delictiva en la CDMX y los programas prioritarios de su Gobierno.

Al regresar a su asiento, Sheinbaum platicó varias veces e incluso bromeó con el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López, sentado a su lado.

En una ocasión cruzó palabras con Ebrard, mientras el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, escondía sus manos debajo de las piernas debido a los 7 grados centígrados.

Ebrard estuvo serio gran parte de la mañanera y cuando tocó su turno de hablar, su intervención fue de apenas dos minutos.

“Muy buenos días, señor Presidente, Jefa de Gobierno, colegas del gabinete, amigas, amigos todos”, inició el Canciller.

La gestión de Sheinbaum fue nuevamente ponderada por López Obrador en una de sus últimas intervenciones.

“Lo que está haciendo Claudia, nosotros la apoyamos y la avalamos”, expresó López Obrador mirando a una de las cartas fuertes de su partido para la siguiente elección presidencial.

“Esto requiere de perseverancia, de estar todos los días, todos los días, que eso es lo que hace ella, trabajo coordinado, profesionalismo, acción territorial”, agregó.

Cuando ya le habían pasado tres tarjetas para cortar la mañanera y atender otro compromiso, el Presidente anunció una gira por la Ciudad de México el próximo fin de semana.

“Vamos a visitar con Claudia y con el Gobernador del Estado de México lo del avance del Tren Toluca-Ciudad de México, y vamos a ir también a Texcoco y a la Cuarta Sección de Chapultepec, vamos a tener una visita”, detalló el Mandatario.

Solo, López Obrador se encaminó a la salida siguiendo la ruta por la que entró, pero antes de bajar de la misma detuvo su paso y esperó a Sheinbaum. Ebrard estaba atrás.

Te puede interesar: Fijan fecha de juicio de caso García Luna