Ejecutan fuga huachicoleros

304
Ejecutan fuga huachicoleros
  • Entre los fugados están José Artemio Maldonado Mejía, el “Michoacano” y su hermano Mario Maldonado Mejía, el “M1”, líderes de “Pueblos Unidos” o “Los Michoacanos”.
ÓSCAR USCANGA / AGENCIA REFORMA

TULA, HIDALGO.- Los principales líderes del grupo criminal “Pueblos Unidos”, que controla el robo de combustible, el secuestro, la extorsión y el tráfico de migrantes en Hidalgo, escaparon la madrugada de ayer del penal de Tula por la puerta principal del centro penitenciario.

Entre los fugados están José Artemio Maldonado Mejía, el “Michoacano” y su hermano Mario Maldonado Mejía, el “M1”, líderes de “Pueblos Unidos” o “Los Michoacanos”, una banda de huachicoleros que domina la región de Tula a Tepeji, en los alrededores de la refinería de Tula.

El “Michoacano” fue detenido en un operativo el viernes de la semana pasada en Texcoco, Estado de México, y estaba a punto de enfrentar su vinculación a un proceso judicial por los delitos de homicidio y secuestro.

Alrededor de las 04:00 de la madrugada del miércoles, una camioneta pick-up de tonelada y media, con blindaje artesanal y una placa de acero atornillada en la parte frontal, derribó la puerta del penal de Tula y sacó a nueve internos.

Al mismo tiempo, al menos dos vehículos fueron incendiados con explosivos, uno de ellos en la carretera Tula-Michimaloya, a unos metros del penal, y el otro frente al hospital regional en la carretera Tula-Tepeji, a un par de kilómetros del Cereso estatal.

Durante el escape, policías se enfrentaron con hombres armados que al parecer estaban escoltando a los internos fugados, también en las inmediaciones de la penitenciaria. Dos uniformados resultaron lesionados.

Las autoridades informaron que hasta ahora no hay personal del penal, ni policías detenidos para ser investigados.

De acuerdo con informes federales, el “Michoacano”, el “M1” y sus hermanos Lucio, Sara y Reyna Maldonado Mejía dirigían un grupo criminal que controla el secuestro y extorsión principalmente en Tula, pero cuyos brazos alcanzaban incluso Mexicali, en Baja California donde existen antecedentes de secuestro de migrantes desde 2015.

Te puede interesar: Ven retos en ajustes a distribución