NIDO DE VÍBORAS

610
NIDO-AÑO-DIFÍCIL-P

POR KUKULKÁN

CUANDO un reportero le preguntó en entrevista al priista Pedro Joaquín Coldwell cuál es el año más complicado de un gobernador, el político cozumeleño que en 1981 ocupó la gubernatura de Quintana Roo a la corta edad de 29 años, respondió sin temor a equivocarse que el año más difícil es el séptimo, cuando los mandatarios concluyen su periodo, dejan de tener el poder y todo un ejército de funcionarios públicos a su servicio dispuestos a acatar al pie de la letra las instrucciones “superiores”.

DESDE los primeros minutos después de entregar el mandato, los gobernadores dejan de ser el centro político de atracción de un estado y por lo mismo generalmente buscan prolongar su permanencia en el poder escalando otros peldaños de la política o gobierno federal, como fue el caso del propio Pedro Joaquín, quien después haber sido diputado constituyente a los 25 años, presidente del Congreso del Estado, secretario de gobierno, diputado federal y gobernador, se lanzó a la política nacional donde se desempeñó como director del FONATUR, secretario de Turismo, embajador, senador, presidente del PRI y titular de la Secretaría de Energía en el gobierno peñista. 

CON TODA esta trayectoria a cuestas, Pedro Joaquín es el referente nacional del buen político quintanarroense, mientras que el referente del mal político, justificado o no, se lo disputan el chetumaleño Mario Villanueva Madrid y el cozumeleño Roberto Borge Angulo, quienes poco después de concluir su mandato fueron detenidos por estar implicados en diversos hechos delictivos que los mantiene actualmente bajo proceso penal en prisión, con lo que fue truncada su carrera política, desconocidos por su partido, el PRI.

ÉMULO de Pedro Joaquín, el también cozumeleño Félix González Canto intentó seguir los pasos de su paisano a quien siempre envidió por ser el heredero de uno de los empresarios locales más exitosos de la Isla de Cozumel, don Nassim Joaquín Ibarra, e inclusive pretendió rebasar sus logros así que en 2011 cuando dejó el poder como gobernador movió cielo mar y tierra para quedarse con una senaduría que concluyó en 2018 y a partir de ahí vive refugiado en el ostracismo político con más penas que glorias. Félix González logró la gubernatura después de ser presidente municipal de Cozumel y diputado federal. 

DENTRO de un año exactamente, ya habrá en Quintana Roo nuevo gobernador o gobernadora, y comenzará el año “complicado” para el actual mandatario Carlos Joaquín González quien con mucha anticipación ya recibió la invitación del presidente Andrés Manuel López Obrador a incorporarse a su gabinete sin precisar a qué dependencia o qué posición, aunque se ha especulado que regresaría a la Secretaría de Turismo, donde se desempeñó como subsecretario en el sexenio del priista Enrique Peña Nieto y donde se mueve como pez en el agua. Tiene, al menos, garantizada su vigencia.

@Nido_DeViboras