Convierten el cascajo en plaga de las calles

231
  • En la delegación Azcapotzalco existen al menos 38 tiraderos de cascajo irregulares, convirtiendo este problema en una plaga para la administración.
EDUARDO CEDILLO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Con la limpieza de un solo tiradero, el 3 de noviembre, la Administración de Azcapotzalco agotó su contrato de 3 millones de pesos adquirido para tirar cascajo y aún les quedaban 38 tiraderos.

“Recogimos 250 toneladas de un tiradero de cascajo que estaba en la Calle Amores, en la Colonia Santa Inés, y con eso cubrimos nuestra cuota de tiradero de cascajo”, explicó la Alcaldesa Margarita Saldaña.

En entrevista, la funcionaria evidenció la presencia de al menos 38 tiraderos clandestinos en la demarcación.

Esto enfatizó, conlleva un alto costo, pues los tiraderos de basura no reciben desechos de construcción.

“Es gente irresponsable que no quiere pagar por tirar su cascajo como debe de ser”, dijo la Alcaldesa.

La falta de espacio en los vertederos de la Ciudad es medular en el problema de Azcapotzalco, pues el predio definido para el acopio de este desecho se encontraba a máxima capacidad.

El 26 de octubre, la Administración de Azcapotzalco giró un oficio al Gobierno Central solicitando el vaciado del predio ubicado en Poniente 146 número 888.

“Quedó completamente saturado de cascajo, motivo por el cual ya no recibe más material, siendo importantísimo tanto para Azcapotzalco como para la Gustavo A. Madero que este predio se vacíe, de manera URGENTE para que siga funcionando como trasferencia de cascajo”, informó la Alcaldía.

Sin dicho terreno y sin el contrato, la única alternativa de la demarcación sería llevar los desechos de construcción al Bordo de Xochiaca, pero la Alcaldía subrayó los altos costos de operatividad que ocasionaría.

Por su parte, Lía Limón, Alcaldesa de Álvaro Obregón, informó que se han localizado 67 tiraderos clandestinos recurrentes de cascajo en la demarcación.

Se retira, dijo, alrededor de 28 metros cúbicos de residuos sólidos de construcción, equivalente a 50 toneladas diarias.

Ante la proliferación de dichos basureros clandestinos, Héctor Castillo, sociólogo experto en desechos, apuntó que el gran problema del cascajo es su falta de valor.

“Difícilmente los camiones recolectores que tenemos se llevan el cascajo porque no tiene valor, no tiene valor comercial y hay ciertas camionetas que sí recogen el cascajo, te cobran dinero obviamente, y se lo llevan a las plantas”, explicó.

Al no tener un sistema eficiente de desechos, los desperdicios de construcción terminan en las calles, atrayendo basura y fauna nociva.

El experto indicó que las instituciones académicas y las universidades tienen una gran responsabilidad en este momento, pues aunque se han hecho avances en procesos de reciclado de cascajo, aún falta refinar los mecanismos y eficientar las soluciones.

Laura vende periódicos en un quiosco en el paradero de Observatorio y desde hace más de tres meses ha convivido con un montón de cemento triturado que está a 10 metros de su local, al cual se ha ido sumando basura.

“Llegan los barrenderos y ahí nomás avientan la basura”, dijo Laura.

Te puede interesar: Ahogan las deudas a Nayarit.- Navarro