Despunta inequidad social

149
Despunta inequidad social
  • México es uno de los países con mayor inequidad social en el mundo, advierte un reporte del Laboratorio Mundial de Desigualdad presentado ayer.
VÍCTOR OSORIO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- México es uno de los países con mayor inequidad social en el mundo, advierte un reporte del Laboratorio Mundial de Desigualdad (LMS) presentado ayer.

El ingreso promedio de la población adulta mexicana, detalla el Informe sobre la Desigualdad Global 2022, se ubica en 232 mil 790 pesos al año; para el 50 por ciento con menor ingreso es de 42 mil 700 pesos, mientras que para el 10 por ciento de mayor ingreso es de un millón 335 mil 30 pesos, es decir 31 veces superior.

La desigualdad extrema, señala, ha permanecido durante el siglo pasado y el actual.

En términos de “riqueza” de los hogares, que incluye la suma de todos activos financieros y no financieros, el 10 por ciento de la población mexicana con mayor ingreso concentra 78 por ciento del total. En tanto, el 50 por ciento con menor ingreso se ve privado de esa riqueza.

“Su riqueza neta es negativa, lo que significa que este grupo tiene en promedio más deudas que activos”, apunta el reporte.

En materia de inequidad de género, el reporte destaca que el ingreso laboral de las mujeres mexicanas se ha incrementado significativamente desde 1990, para llegar a 33 por ciento del total; sin embargo, advierte, se encuentra todavía por debajo del promedio para América Latina, que es de 35 por ciento, y de los de Brasil, y Argentina, que llegan al 37 por ciento.

El LMS indica que las desigualdades de ingresos y riqueza han ido en aumento en casi todas partes del mundo desde la década de 1980, tras la aplicación de programas de desregulación y liberalización.

“Este fuerte aumento de las desigualdades dentro de los países ha significado que, a pesar de la recuperación económica y un fuerte crecimiento en los países emergentes, el mundo sigue siendo particularmente desigual en la actualidad”, alerta. 

Durante los últimos 40 años, señala, los países se han vuelto significativamente más ricos, pero sus gobiernos se han vuelto considerablemente más pobres, una tendencia que se ha agudizado durante la crisis por la pandemia de Covid-19.

Te puede interesar: ‘Aumenté deudas, no patrimonio’