‘Esto amerita una atención urgente’

358
  • La muerte de 55 migrantes centroamericanos que viajaban en un trailer accidentado el jueves en Chiapas y los 105 heridos marcan la gira del Presidente Andrés Manuel López Obrador.
JORGE RICARDO / AGENCIA REFORMA

CHIHUAHUA, MÉXICO.- La muerte de 55 migrantes centroamericanos que viajaban en un trailer accidentado el jueves en Chiapas y los 105 heridos marcan la gira del Presidente Andrés Manuel López Obrador.La tragedia opaca la instalación de la Comisión de Acceso a la Verdad por Violaciones de Derechos Humanos en el periodo de la guerra sucia.

“Nunca jamás vamos a tolerar ninguna violación de derechos humanos”, dice el Presidente en Palacio de Gobierno de Chihuahua, media hora antes de que dos camionetas del Instituto Nacional de Migración atropellaran a migrantes centroamericanos que entraban por Puebla rumbo a la Ciudad de México.

Por la mañana, en su conferencia en el 24 Batallón de Infantería, deslizó a Estados Unidos la responsabilidad del accidente. Dijo que como Presidente no ha podido evitar récord histórico de migrantes mexicanos detenidos en el norte, y que ya había planteado a EU financiar programas como Sembrando Vida, para evitar la migración de centroamericanos.

“En un texto que le envié al Presidente Biden, hablo también de este asunto y ya lo último es un llamado desesperado, uno de mis textos, a que se actúe: pero, igual, allá tienen que enfrentar a un elefante reumático que no camina, no actúan de manera ejecutiva y esto amerita una atención urgente”, se queja.

El 21 de octubre de 2018, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, había invitado a los migrantes a venir a México: “Donde come uno, comen dos”, dijo. Era Presidente electo y rebosaba optimismo: “Ofrecí visas de trabajo, porque va haber trabajo para los mexicanos y trabajo para los centroamericanos en nuestro país”.

En la fría mañanera de Chihuahua, esconde el cuello entre la bufanda café, las manos en el abrigo de cuero. El comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio, informa que entre los muertos del trailer también hay una mexicana.

“¿Por qué no implementar de inmediato un programa de visas temporales de trabajo?”, insiste el Presidente.

López Obrador presume que “nunca como antes”, los funcionarios del gabinete de seguridad se reúne todos los días a las seis de la mañana. La Gobernadora panista Maru Campos hace gestos de impaciencia, como quien escucha la misma cantaleta.

López Obrador se dirige a Palacio de Gobierno, donde va a instalar la Comisión Contra la Impunidad del Pasado, Marciano Díaz Salazar, un ex policía municipal de 63 años, llega a pedir justicia. Desde hace diez años el IMSS no le autoriza su pensión por 28 años de servicio.

“¿Ya pasó mi Equis Uno Nacional?”, pregunta en las vallas metálicas de la entrada. Le dicen que no, pero que traiga su queja por escrito y con doble copia. Está en la papelería, comprando el sobre, armando la carta, cuando entra la camioneta del Presidente.

“Yo le estoy pidiendo que ordene, que ordene, no que exija, como jefe de la Nación, que me den mi pensión definitiva”. Acaba de escribir y vuelve a la entrada.

“Él es mi amigo y tengo facilidad de palabra para expresarme con él, yo sabía que él me iba dar la entrada”, alega y sólo consigue que le den una tarjeta dorada y guinda del Presidente con números de telefono.

“Llame y ponga su queja”, le sugiere una mujer del equipo del Presidente. “No tiene validez, es del Presidente, pero no tiene validez”, responde Marciano que había pensado que le serviría para pasar.

También llegan Alicia Alarcón, una obrera que acusa que su hijo, el profesor Joel Villalta, lleva ocho años con contratos temporales pese a la promesa de basificación del Presidente, y tres defraudados por Inversiones Ara. El resto, unos 50, son seguidores de Lopez Obrador, arengados con un altavoz por el diputado de Morena Óscar Castrejón: “Van a poder saludar al Presidente, es como para no bañarse en ocho días”, les dice, y ellos se carcajean.

“Es imposible no ver cómo la impunidad del pasado continúa permitiendo la impunidad del presente”, acusa el fundador del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan de Guerrero, Abel Barrera, en el patio del Palacio donde se instala la comisión de justicia. La comisión tiene una fecha acotada: de 1965 a 1990, el periodo de la Guerra Sucia.

López Obrador anuncia de que Israel ha aceptado colaborar en la extradición de un ex funcionario que alteró pruebas en el caso de los 43 desaparecidos en Iguala.

Recibe saludos, solicitudes y flores de sus seguidores (“Le toqué la mano!”, festeja una mujer), y luego viaja en camioneta a Ciudad Juárez, para presentar un plan de regularización de los autos chocolate.

En el transcurso, la migra mexicana arrolló a migrantes que viajaban a la Ciudad de México; la Guardia Nacional cazaba a quienes se desprendían de la caravana.

Te puede interesar: Amagan en INE frenar revocación