NIDO DE VÍBORAS

1091
NIDO-CONCERTASECIONES-P

POR KUKULKÁN

HA SIDO el partido político más criticado y vilipendiado en las mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador, desde el salón Tesorería sus integrantes son vistos como fifís y conservadores; ahora Acción Nacional se ha convertido en la primera fuerza política con la cual el gobierno de la llamada Cuarta Transformación se ha sentado a la mesa del diálogo y la negociación política.

TUVIERON que pasar tres años del sexenio para que el lopezobradorismo concediera un guiño y diera su brazo a torcer al blanquiazul, luego de que uno de sus principales operadores políticos, el diputado federal, Santiago Creel, el pasado primero de diciembre, llevara una carta a Palacio Nacional dirigida al presidente de México, solicitándole “un diálogo respetuoso. Vengo a presentar esta carta para que nos invite a dialogar sobre los grandes temas del país; el tema de la violencia, la inseguridad, la reactivación económica…”

SEIS DÍAS después el panista fue correspondido y se encontró con el secretario de Gobernación, Adán Augusto, en el Palacio de Cobián, y este lunes 13 de diciembre será recibido en el mismo recinto, pero ahora con otros panistas, entre ellos el dirigente nacional Marko Cortés y algunos gobernadores emanados de ese partido político.

ESTE nuevo escenario nos obliga a retroceder en el tiempo y ubicarnos en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, allá a finales de la década de los ochenta y principios de la década de los noventa cuando el proceso de diálogo que se abrió en ese entonces también con el PAN, fue calificado como “concertacesiones”, un término despectivo, como una suerte de transar, de acuerdos por debajo de la mesa, como había sucedido inclusive antes de que Salinas de Gortari tomara posesión para intentar de dar solución a la confrontación nacional tras el resultado electoral de la elección presidencial de 1988 y que fueron consideradas fraudulentas, pero que al ser respaldadas por Acción Nacional, este partido habría obtenido sus primeras gubernaturas: Baja California y Chihuahua.

¿DE QUÉ serán capaces los protagonistas políticos de ahora?, ¿Será que la demoledora maquinaria de Morena conceda triunfos panistas en algunas de las seis gubernaturas que estarán en disputa en el 2022, entre éstas Quintana Roo? ¿Habrá sorpresa en Oaxaca, Hidalgo, y otras entidades en donde Morena se apunta como el evidente triunfador en esas contiendas?

A CAMBIO la bancada panista en la Cámara de Diputados ¿se doblará para dejar pasar la reforma energética que tanto interesa al presidente Andrés Manuel López Obrador? Sólo el tiempo responderá a estas interrogantes sobre si está de vuelta la era de las concertacesiones entre el panismo y el presidente de México en turno. 

LO CIERTO es que no sólo ese término acuñado en ese entonces, estará presente en lo que resta del sexenio actual, también la era del sospechosismo, por cierto, concepto empleado por el mismo Santiago Creel Miranda, hoy en día el vaso comunicante con el gobierno de López Obrador y que utilizó para dar fin a toda especulación de qué es lo que ha negociado tras bambalinas Acción Nacional a lo largo de estos años.

 @Nido_DeViboras