Vivienda con equidad a reubicados por Tren

458
Vivienda con equidad a reubicados por Tren
  • Los nuevos hogares serán construidos sobre la base de los rieles que quitaron de la antigua vía del tren y serán reutilizadas por un equipo del Fonatur.
DALILA ESCOBAR

SURESTE DE MÉXICO.- Vivieron por décadas sobre el derecho de vía por donde dentro de unos meses comenzará a correr el Tren Maya. Son al menos 350 familias cuyas viviendas están ubicadas sobre los tramos 1 y 2, de los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche y Yucatán, quienes tendrán que dejar su casa, pero se llevarán con ellos una parte del tren.

El tramo ferroviario donde más familias viven sobre el derecho de vía es en Campeche. “Hay familias que nos piden irse a vivir a otra localidad por temas personales y esto ayuda a que su proyecto de vida quede más consolidado a futuro”, afirmó la directora de Desarrollo Urbano del Tren Maya, Carina Arvizu.

La reubicación de estas familias se hará con el criterio de privilegiar a las mujeres como propietarias de las viviendas. 

“Estamos promoviendo que sean las jefas de familia, las madres las que sean las titulares, esto nos va a ayudar a erradicar un problema de desigualdad de género que hay en términos patrimoniales invirtiendo la tasa. En México tenemos que 7 de cada 10 personas que son propietarias de viviendas son hombres, en el caso de este programa es lo opuesto, 7 de cada 10 familias la beneficiaria será la mujer”, aseguró Arvizu. 

Sin embargo, aunque la autoridad afirma que serán 350 familias las removidas, el área de Desarrollo Urbano del Tren únicamente prevé 250 casas bajo el nuevo prototipo en cuatro localidades en los estados de Tabasco y Campeche.

En Tabasco las viviendas se ubicarán en Crisóforo Chiñas y Pénjamo. Y en el caso de Campeche, las casas estarán en Candelaria y Escárcega. 

Los nuevos hogares serán construidos sobre la base de los rieles que quitaron de la antigua vía del tren y serán reutilizadas por un equipo del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) en coordinación con la Facultad de Arquitectura, entre ellos el director, Juan Ignacio del Cueto.

CASAS SOBRE RIELES 

Las casas tienen un valor aproximado de 800 mil pesos, miden 113 metros en total y 85 metros de construcción.

El arquitecto Rigoberto Galicia, quien es parte del proyecto de vivienda en el Tren Maya, aseguró que son casas con las características más que dignas, adecuadas y que, además, tendrán al menos 100 años de vida. 

La construcción, argumentan, estará acondicionada para la forma de vida de los tabasqueños: con opción para cama o hamaca, cocinar con leña o con gas y todas tendrán un pórtico, porque de acuerdo a los arquitectos, los habitantes de este estado “viven hacia afuera” y acostumbran convivir fuera de las casas, principalmente por el calor de la región y afirman que “entre más gente conviva hay menos inseguridad”. 

La construcción es con un techo “a dos aguas” y cada castillo, afirman, soporta 10 veces más la capacidad de otro castillo convencional; el arquitecto Galicia señaló que estas casas “pueden limpiarse con la lluvia y barrerse con el viento, además de que podrían no necesitar pintarse. Tienen cubierta de concreto y pendientes, por eso no es necesaria la impermeabilización y podría costar hasta tres veces menos que una casa en la Ciudad de México”. 

Reutilizar los rieles les ha resultado más redituable y menos costoso, “el fierro viejo lo compran en 5 pesos y si lo funden lo venden en 40 pesos, entonces nos sale con mayor utilidad si lo colocamos como base”.

La casa modelo tiene a los pies una parte del riel como lo tiene el tren para cercar cada una de las unidades. En el proyecto de estas casas trabajan 400 personas en la que llevan nueve meses de trabajo y han logrado obtener 300 mil toneladas de rieles.

Cada vivienda puede llevarse unas 16 toneladas que alcanzan, por lo que todo lo obtenido en acero alcanza para construir miles de casas y las primeras se tienen contempladas para familias de Campeche y Tabasco. Pero tienen material “hasta para vender”. 

Es la primera vez que se hace una casa con la reutilización de rieles y durmientes, además de que podrán elegir algunas otras características. 

NADIE SE QUEDA

Las familias que resguardaron las vías por años podrían tener casas recién construidas, pero no la opción de quedarse donde hace décadas decidieron y deberán cambiar su lugar de asentamiento para que pase el Tren Maya. 

“Al principio sí encontramos muchas resistencias porque no querían dejar esos espacios, pero hemos tratado de irlos convenciendo de que no se pueden quedar ahí”, informaron integrantes de la coordinación encargada del tramo 1.

Y aseguraron que hasta el momento no se ha dado algún desalojo forzado, dado que se enfocaron en el convencimiento; sin embargo, al ser cuestionados sobre qué sucede si no aceptan salir de ahí, la respuesta tajante fue: “no tienen otra opción, se tienen que ir de las orillas del Tren”.  

El Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), mediante el blog de la División de Estudios Jurídicos cuestionó: “Surge ineludible la pregunta de si, en conformidad con el derecho internacional de los derechos humanos, es lícito reubicar a las personas por un proyecto como el Tren Maya. Lo anterior añadiendo la preocupación de si ese proceso de reubicación no daría lugar a desalojos forzosos”. 

Aluden al derecho internacional de no desalojar o reubicar a comunidades para avanzar en el megaproyecto de un gobierno federal, en este caso el Tren Maya. 

En tanto, el director general de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, reconoció que “hay mucha gente que no se quiere mover del derecho de vía y la instrucción con todos los enlaces es ‘a ver qué haces, pero la convences por las buenas’; pero tiene que haber esa comunicación porque el proyecto tiene que ser generoso. Es muy grande y poderoso para ser generoso con todo el mundo”.

Dijo: “el programa de prototipo es con las vías, pero va a haber varias viviendas ahí mismo y se van a hacer todas las que sean necesarias. Ya hubo muchas reubicaciones en este momento. Ya el proyecto ha avanzado en términos de la gente que se reubicó y las colocamos en viviendas compradas o en viviendas hechas ex profeso con sistemas tradicionales. La vivienda prototipo es una fórmula para aprovechar los miles y miles de rieles y de durmientes que tenemos”.

El arquitecto añadió que en algunos modelos de casas puede haber cambios, pero ya tienen que entrar en construcción las que se tengan que avanzar. “Hay hasta para vender porque tenemos para hacer bastante, tenemos territorio y las ganas de aplicar eso”.

La directora de Desarrollo Urbano del Tren Maya, Carina Arvizu, afirmó que este proyecto “ha puesto en evidencia muchas carencias del sur-sureste de México; y en relación al tema de la vivienda, ha sido un tema fundamental donde muchas familias no tienen acceso a una vivienda adecuada por discrepancias históricas que ha habido y en muchos casos también no contaban con certeza patrimonial ni jurídica a pesar de llevar algunos años viviendo sobre el derecho de vía”.

Expuso que fue un proceso de mucho diálogo, “platicar con las familias y esto lo estamos haciendo de la mano de la Comisión Nacional de Vivienda con quien tuvimos un convenio para tener todas estas labores. 

“Estamos saldando una deuda histórica sobre todo con la gente de menos ingresos, la más pobre, que no tiene certeza patrimonial. Llega el Tren, obviamente tienen que salirse de sus casas y lo han aceptado”, aseguró.

Te puede interesar: Unicaribe presenta su código de conducta