Acusan a Philip Morris de empujar cambios a Ley

186
  • Después de visita de Philip Morris al senado el legislador perredista Juan Manuel Fócil promovió una reserva para quitar la prohibición de los cigarros electrónicos.
ROLANDO HERRERA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, señaló que a raíz de que cabilderos de la cigarrera Philip Morris acudieron la semana pasada al Senado, el legislador perredista Juan Manuel Fócil promovió una reserva para quitar la prohibición de los cigarros electrónicos.

“Es un truco de la industria para crear una controversia comercial. Se intenta a través de la Ley General de Impuestos a la Exportación e Importación quitar la prohibición de los tres tipos de productos novedosos del tabaco”.

“Ojalá en el Senado de la República exista el consenso para evitar cualquier distracción. Sabemos que hay una reserva que ha sido presentada por un senador, y esa reserva surgió mágicamente la semana pasada, cuando sabemos que cabilderos de Philip Morris estuvieron rondando el Senado, para decirlo con toda y absoluta claridad”, señaló el subsecretario.

El Senado recibió una minuta de Ley General para el Control del Tabaco, aprobada en abril por la Cámara de Diputados.

“Llega al Senado una minuta ya aprobada por unanimidad en la Cámara de Diputados la semana pasada que propone una reforma a la Ley General de Control de Tabaco. Los dos elementos principales de esta reforma son establecer espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco, y lo segundo regular de manera estricta la publicidad, propaganda y patrocinio de los productos de tabaco”, comentó López-Gatell en conferencia matutina.

Aunque se preveía que dicha minuta fuese discutida el pasado jueves 9 de diciembre, la revisión se pospuso presuntamente por un desacuerdo en la Junta de Coordinación Política.

La Ley General de Control del Tabaco aumenta la restricción del consumo de cigarros y productos de nicotina, entre ellas prohibir a cualquier persona consumir o tener encendido cualquier producto del tabaco o nicotina en los espacios 100 por ciento libres de humo y emisiones.

La prohibición abarca espacios cerrados, lugares de trabajo, en transporte público, espacios de concurrencia colectiva, las escuelas públicas y privadas y en todos los niveles educativos, así como en cualquier otro lugar con acceso al público que en forma expresa lo establezca la Secretaría de Salud.

Además, prohibe realizar toda forma de publicidad, promoción y patrocinio de los productos elaborados con tabaco, en forma directa o indirecta, a través de cualquier medio de difusión o comunicación que pretenda posicionar los elementos de la marca de éstos, que fomente la compra, el consumo o preferencia por parte de la población.

Te puede interesar: Sienta Segob a PAN con oferta de diálogo