Dan adiós sentido y muy charro a Vicente Fernández

302
  • Vicente Fernández en vida se entregó al mundo de la charrería y las tradiciones mexicanas, así que en su homenaje y funeral no faltaron charros ni escaramuzas.
FRANCISCO SOLARES / AGENCIA REFORMA

Guadalajara, México.- Vicente Fernández fue un hombre que se entregó al mundo de la charrería y las tradiciones mexicanas, así que en su homenaje y funeral no faltaron charros ni escaramuzas.

Entre los 15 mil asistentes en su misa lucieron personas con sombreros y trajes propios del arte y disciplina surgida de las actividades ecuestres. El Mariachi Azteca amenizó la ceremonia, y entre los lugares pasearon escaramuzas de Las Margaritas de Huentitán y de Hacienda Los Colomos.

Antes de la despedida religiosa, que sucedió a las 15:00 horas de ayer, se proyectó un documental sobre la vida del artista -fallecido el domingo a la edad de 81 años- con testimonios de familiares y amigos, y del mismo ídolo que fundó su rancho Los Tres Potrillos en 1980.

Las entrevistas sobre su vida antes de la fama, su ascenso y gloria en la industria musical y sus apariciones en el cine, emocionaron a la audiencia, pero los segmentos de algunos de sus conciertos la enloquecieron, ya que se dispuso a corear cada uno de los éxitos a todo pulmón.

Luego de la misa, en la que el hijo de Chente, Alejandro Fernández, interpretó la canción “Volver, Volver” y brindó palabras para el público, los restos del cantante fueron sepultados a puerta cerrada en su rancho, mismo que el también actor destinó para su hogar, el espectáculo y la charrería.

Aunque el sepelio fue privado, centenares de fans se acomodaron a lo largo de las vallas de la propiedad en Tlajomulco de Zúñiga con la esperanza de poder ver desde lejos la ceremonia. El homenaje llevado a cabo en la Arena VFG tuvo una duración de 21 horas y en total fue visitado por 55 mil personas, incluso con fans de otros países.

Te puede interesar: Permanece Cuquita Abarca junto a Chente