En esto debes fijarte al comprar un remate bancario

219
  • Adquirir una propiedad por debajo de su precio de mercado es posible con un remate bancario, pero conlleva algunos riesgos por los que debes tener precaución.
ESTEPHANY DE LA CRUZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Adquirir una propiedad por debajo de su precio de mercado es posible con un remate bancario, pero conlleva algunos riesgos por los que debes tener precaución.

Un remate bancario es la venta de casas que fueron embargadas por los bancos ante la falta de pago de un crédito hipotecario, aunque lo que realmente se adquiere es una deuda, que tiene que pasar por un proceso jurídico para poder poseer la propiedad, explicó Antonio Sánchez Sierra, profesor del departamento de contabilidad del CUCEA, de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

“Quien está adquiriendo un remate bancario, no está adquiriendo propiamente una propiedad, está adquiriendo un pasivo del banco, el cual una vez solucionado la garantía es el inmueble”, indicó.

Además el especialista comentó que lo primero a analizar antes de adquirir un inmueble por este medio, es asegurarse de la seriedad de la empresa, también asistir al Registro Público de la Propiedad para verificar que el inmueble no esté gravado más de dos veces.

Y sobre todo, resaltó la importancia de contar con un abogado especializado en materia inmobiliaria para que realice un análisis de si es una propiedad conveniente de adquirir.

“No lo veo algo muy sencillo, salvo que usted tenga una estructura jurídica y un equipo de abogados que le hagan el análisis efectivo de la propiedad que va a comprar y de cuanto tiempo se tardaría en tenerlo y desalojar”, comentó.

Además de que el proceso jurídico puede tardar de 1 a 3 años que el comprador debe de pagar, y también adquiere las deudas que tenga la propiedad.

Sin embargo, destacó que comprar un inmueble por este medio puede ser un buen negocio para quienes no necesiten de forma inmediata la vivienda y tengan el tiempo y recurso económico para el proceso jurídico.

“Las ventajas son precios reducidos de un 30 a un 60 por ciento, no se dan anticipos.

“El verdadero éxito que se pueda tener de esta situación depende de que la resolución judicial de un juzgado en este caso civil, sea favorable para el particular que adquirió esa deuda o esa compra de derechos litigiosos”, puntualizó.

Te puede interesar: Descarta Biden nuevos confinamientos por Ómicron