Se desploma vacunación no Covid en CDMX

518
  • Con la pandemia se desplomó la vacunación de enfermedades distintas al Covid-19, esquema que ya iba en decremento en la Ciudad de México.
EDUARDO ALFREDO PÉREZ RUIZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Con la pandemia se desplomó la vacunación de enfermedades distintas al Covid-19, esquema que ya iba en decremento en la Ciudad de México.

Se trata de biológicos para menores contra poliomielitis, difteria, tosferina, tétanos, tuberculosis, sarampión, rubéola, etc.

El punto más bajo de aplicación fue en 2016, con 3.8 millones de dosis, según datos de Salud federal.

En 2017 se redujeron las vacunas en 208 mil 72; en 2018 la baja fue de 223 mil 506 y, en 2019, de 549 mil 89. El 2020 fue el peor año, pues en comparación con 2019, la caída fue de 2.6 millones.

La vacuna contra tuberculosis, pasó de 71 mil 842 dosis en 2016 a 40 mil 348 en 2019.

En 2020 no hay registro de aplicación.

La caída en la vacunación de enfermedades prevenibles, no Covid, representa un riesgo de brotes, señaló Reyna Lizette Pacheco, coordinadora del área de Ciencias Sociales y Salud del Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Por tipo de biológico, el descenso fue de decenas de miles. Por ejemplo, sabin, contra la poliomielitis, aplicable a menores de seis meses a cinco años y que se había casi triplicado entre 2016 y 2019, cuando llegó a 637 mil 26. Sin embargo, en 2020 sólo registró 10 mil 150 aplicaciones.

La triple viral, contra sarampión, rubéola y paroditis, que se aplica a menores de 12 meses y 6 años o que ingresan a la primaria, cayó de 493 mil 958 aplicaciones en 2016 a 13 mil 489 el año pasado.

La antiinfluenza, para menores de 6 a 59 meses y niñas y niños con factores de riesgo, registró 1 millón 103 mil 734 aplicaciones hace seis años y en 2020 apenas 110 mil 435.

Y la vacuna contra el virus del papiloma humano, destinada a niñas de quinto grado de primaria y niñas de 11 años de edad no escolarizadas, tuvo una cobertura de 64 mil 38 en 2016 y apenas 575 en 2020.

“A mediano y corto plazo (…) pero puede haber brotes de las diferentes enfermedades de rotavirus, sarampión, de varicela, porque no va a haber la inmunidad suficiente para poder evitar estas infecciones”, destacó Pacheco.

“Las enfermedades prevenibles por vacunación son eso, evitables, y tienen consecuencias catastróficas, pero hay otras enfermedades que ya deberíamos tener erradicadas, como sarampión, pero que hubo casos. Si tenemos una epidemia, un brote de estas enfermedades vamos a tener bastantes problemas en la población”.

La especialista enfatizó en que, para medir el programa de vacunación en la Ciudad de México y su impacto real, debe combatirse el desorden en los registros, no sesgarse sólo a campañas de vacunación y enfrentar la falta de resultados comprobables.

Esto último, señaló, se podría traducir en la realización de una encuesta serológica, en la que se tomaría una muestra aleatoria de la población y se evalúa si cuentan o no con los anticuerpos que deberían brindarles las vacunas. La última, señaló, se realizó en 1980.

Te puede interesar: Era antidemocrático obstaculizar revocación.- AMLO