Indaga CNDH aval a ‘verdad histórica’

220
  • La CNDH conformó un grupo para investigar a los funcionarios que avalaron en 2018 la versión de que algunos normalistas de Ayotzinapa fueron incinerados.
JESÚS EMMANUEL LEÓN VÁZQUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) conformó un grupo para investigar a los funcionarios del organismo que avalaron en 2018 la versión de que algunos normalistas de Ayotzinapa fueron incinerados en el basurero de Cocula, lo cual revivió en ese entonces la llamada “verdad histórica”.

De acuerdo con fuentes consultadas al interior del organismo, el grupo está conformado por siete personas, entre ellas Israel Albarrán López, visitador adjunto de la Quinta Visitaduría, quienes interrogan a los miembros de la ya desaparecida Oficina Especial para el Caso Iguala, creada cuando el Ombudsman era Luis Raúl González Pérez.

En particular, según las fuentes, las indagatorias han sido dirigidas hacia los peritos que habrían validado que sí hubo un incendio en el basurero de Cocula, “contemporáneo” a los hechos de la noche del 26 de septiembre de 2014.

En enero de 2015, el entonces Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, aseguró que la “verdad histórica” del caso era que los 43 normalistas habían sido incinerados y sus restos esparcidos en el Río San Juan.

Esta versión fue desmentida por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que aseguró que no había ocurrido un incendio en el basurero de Cocula aquella noche y madrugada lluviosas.

Temor a despidos

Según las fuentes consultadas, los funcionarios investigados por el caso Ayotzinapa temen ser despedidos, ya que durante la administración de Rosario Piedra, éstos no paran.

Apenas el 14 de diciembre, 15 trabajadores de diferentes áreas, entre ellas la de Comunicación, fueron despedidos y citados en las instalaciones del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, tal como ocurrió con otros grupos de empleados el 20 de agosto y 3 de septiembre.

Entre los despidos más recientes se encuentra el de la doctora Albanélida Salgado Martínez, experimentada Coordinadora de Peritos de la Primera Visitaduría de la CNDH.

Otros trabajadores confirmaron que han sido obligados a firmar una declaración de que no tienen familiares de hasta cuarto grado de parentesco dentro del organismo, y en caso de que así sea, tienen que decidir quién dejará la CNDH.

“El problema es que hay muchos matrimonios, pero porque se conocieron trabajando en la CNDH y aquí se casaron, no por nepotismo”, dijo un funcionario.

Molestos por esta situación, aseguraron que Israel Albarrán López, quien forma parte del grupo que indaga a quienes elaboraron la Recomendación 15VG/2018 por el caso Ayotzinapa, tiene a su esposa en la misma Quinta Visitaduría.

Los trabajadores consultados no se opusieron a los despidos, pues reconocieron que el organismo “está inflado” y hay muchas personas que “no hacen nada”, pero lamentaron que entre las personas que han dejado la Comisión haya empleados con mucha experiencia.

A su vez, reprocharon la contratación de nuevas personas, a veces sin experiencia en derechos humanos.

Tal es el caso de Virginia Guadalupe Cruz Domínguez, quien hace unos meses fue nombrada como Coordinadora de Intervención Pericial, y que es investigada por despidos, abusos y amenazas a trabajadores cuando fue directora de Programación y Supervisión de la Fiscalía de la Ciudad de México.

Te puede interesar: Avanza Ómicron; se duplican casos