Reta a gobierno nivel de deuda

140
Reta a gobierno nivel de deuda
  • El menor avance de la economía podría dar como resultado un mayor nivel de deuda como porcentaje del PIB, debido a que la base de comparación sería menor.
AZUCENA VÁSQUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Para 2022, la Secretaría de Hacienda estima que la deuda del Sector Público sea equivalente al 51 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), a pesar de fluctuaciones cambiarias, lento crecimiento económico y un incremento a la tasa de referencia.

Con el nivel planteado en el Plan Anual de Financiamiento, el objetivo es contener la deuda que en 2021 se estima en un monto equivalente a 50.3 puntos del PIB.

De acuerdo con datos de Hacienda, durante los tres años previos a la pandemia —2017, 2018, 2019— la deuda como proporción del PIB había registrado disminuciones anuales, tras años de incrementos acelerados que pusieron en riesgo la calidad crediticia del país.

Sin embargo, debido a la abrupta caída del PIB en 2020, esta métrica registró nuevamente un incremento para pasar del 44.7 por ciento de 2019 a 51.7 por ciento al cierre de 2020, el mayor nivel registrado.

Cuando se habla de la razón Deuda-PIB, se consideran dos variables: por un lado, todo lo relacionado con el endeudamiento, y por otro, el comportamiento del PIB, explicó Víctor Gómez, analista económico y profesor de Economía del ITAM.

Aunque la previsión es que la economía mexicana se expanda 4 por ciento en 2022, el escenario parece optimista en comparación con las proyecciones de analistas, que ronda el 3 por ciento.

El menor avance de la economía podría dar como resultado un mayor nivel de deuda como porcentaje del PIB, debido a que la base de comparación sería menor.

“Yo creo que para mantener estable (la deuda), es indispensable que la trayectoria se dé en la magnitud en que están esperando las autoridades y creo que hoy, tanto el crecimiento de este año como el próximo, tiene una mayor probabilidad de ser menor”, dijo.

Respecto a la deuda del gobierno federal, hay dos elementos clave que pueden provocar que ésta sea mayor: las tasas de interés y el tipo de cambio.

Pese a que la mayor parte de la deuda del gobierno está en tasa fija, una tasa de interés más alta de corto plazo podría provocar que el refinanciamiento sea de costo mayúsculo, explicó.

Además, la tendencia de los bancos centrales alrededor del mundo es de subir las tasas de referencia y eso se reflejaría directamente en el costo de nueva deuda o refinanciamientos.

“Eso lo hemos visto sobre todo en el caso de Pemex, el costo del refinanciamiento se ha incrementado paulatinamente por las tasas a las que hace el refinanciamiento de sus vencimientos más próximos”, dijo.

Además, alrededor de una quinta parte de la deuda total del gobierno federal mexicano está fijada en moneda extranjera, por lo que una depreciación del tipo de cambio puede afectar el saldo, señaló.

Te puede interesar: Advierten crisis laboral para 2023