Temen saturación los paramédicos

175
Temen saturación los paramédicos
  • El personal de salud teme volver a escenarios de saturación de hospitales y pérdidas de pacientes, debido a la llegada de la cuarta ola de Covid-19.
IRIS VELÁZQUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante la llegada de la cuarta ola de Covid-19, personal de salud teme volver a escenarios de saturación de hospitales y pérdidas de pacientes.

Aunque la ocupación hospitalaria aún está lejos del peor momento de la pandemia, los paramédicos no han olvidado lo más crudo, cuando pese a la capacitación y a la voluntad, los hospitales y las líneas telefónicas estaban saturadas.

El paramédico José Alberto Campos Sánchez no ha olvidado cuando pacientes con el nuevo coronavirus morían en las puertas de los centros de salud por la escasez de oxígeno.

“Tocamos en la puerta de urgencias y no nos abrían, corrimos de lado de recepción y nos dijeron: ‘Es que no tengo lugar’. Yo al querer reportar esta situación no contestaban y no nos podíamos mover a otro hospital porque estaban saturados.

“Se nos acabó el oxígeno, pasaron tres minutos, el paciente falleció y en las puertas del hospital no nos abrieron”, comentó el estudiante de medicina.

El joven de 24 años con cinco años de experiencia en la Cruz Roja, señaló que la carga de trabajo se mantiene, han bajado las hospitalizaciones por Covid-19, pero, remarcó, se siguen presentando y cada caso implica un reto.

Agradece que la mayoría de la población en la Ciudad de México ya se encuentra vacunada, lo que ha hecho la diferencia.

Hace seis meses, la paramédico Blanca Ivonne Lovera Aguilar, quien perdió a su madre y a su abuelita por el Covid-19, además ha visto contagios en familias enteras, por lo que suplica a la población no bajar la guardia.

Considera que el panorama de 2020 a 2021 ha cambiado mucho debido a que ya se llega más fácil a los pacientes porque ha bajado la demanda, pero, resaltó, no hay que olvidar que los peores momentos pueden volver.

“Una vez llegamos a un domicilio donde un niño de 11 años nos abrió, que su abuelito estaba muy grave, que no podía respirar. Cuando llegamos acababa de fallecer y le preguntamos al niño por sus papás y sus hermanos y dijo que todos estaban internados en el hospital por Covid.

“Esta experiencia se me hizo muy, muy difícil. Vivía en unas condiciones muy precarias”.

David Badillo Estrada, quien ha trabajado durante la contingencia sanitaria como operador de vehículos de emergencia, lamenta que haya personas que ocultan síntomas por Covid-19 con la idea de que no se les va a atender, por lo que llamó a pensar en la seguridad de los voluntarios.

Te puede interesar: Puntea México en letalidad global