Dan manotazo por Tren Maya

244
Dan manotazo por Tren Maya
  • La salida de Jiménez Pons de Fonatur pone fin a un año y medio de inestabilidad en las decisiones para el proyecto del Tren Maya, que se perfila como el más costoso y de más difícil ejecución de este sexenio.
VÍCTOR FUENTES Y ANTONIO BARANDA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador ajustó su Gabinete y dio un manotazo para acelerar los trabajos vinculados al Tren Maya.

El Mandatario relevó a Rogelio Jiménez Pons de la dirección del Fondo Nacional de Fomento Turístico (Fonatur), entidad responsable de la construcción del Tren Maya, y lo envió a la subsecretaría de Transporte.

Al frente de Fonatur fue designado Javier May, operador de proyectos como Sembrando Vida y quien se desempeñaba como Secretario del Bienestar.

La salida de Jiménez Pons de Fonatur pone fin a un año y medio de inestabilidad en las decisiones para el proyecto del Tren Maya, que se perfila como el más costoso y de más difícil ejecución de este sexenio.

En agosto de 2020, el Presidente López Obrador puso en duda y canceló decisiones que Fonatur ya había tomado para la construcción del Tramo 5, que va de Cancún a Tulum, y que por su vocación turística en la Riviera Maya podría resultar el más rentable de los siete que conforman la ruta de más de mil 500 kilómetros.

Entonces, Jiménez Pons ya tenía proyectada la asignación del tramo de 121 kilómetros al consorcio integrado por la constructora Prodemex, de la familia Vázquez Raña, y BlackRock, el fondo de inversión más grande del mundo, mediante un esquema de asociación público-privada y que sería distinto a los contratos tradicionales de obra del resto de los tramos.

Jiménez Pons dividió entonces el tramo en dos fases, manteniendo la idea de construir la vía en medio de la carretera. Así asignó en febrero de 2021 el subtramo Tulum-Playa del Carmen.

Pero a finales de marzo, cuando se iba a anunciar a la constructora responsable del subtramo Cancún-Playa del Carmen, el Presidente anunció que el Ejército construiría un segundo piso de 50 kilómetros para esa fase de la obra.

Fonatur canceló la licitación y los militares se convirtieron en responsables de la construcción de la obra, por cuyo proyecto ejecutivo, aún pendiente de entregar, cobrarán 450 millones de pesos.

La semana pasada, vino la puntilla. López Obrador anunció ahora que la vía de Tulum a Playa del Carmen ya no irá en medio de la carretera, como proyectaba Fonatur de Jiménez Pons, sino a lo largo de 46 kilómetros de terrenos “a espaldas de los hoteles”, lo que costará al Gobierno mil millones de pesos.

Jiménez Pons intentó justificar el ajuste. “Nos estamos ahorrando más de 3 mil, 5 mil millones”, dijo y fue la última vez que habló como responsable de la obra.

Te puede interesar: Consolida Fonatur predio para estación de Tren Maya