Eleva Tren costos y daño ambiental

480
Eleva Tren costos y daño ambiental
  • Para evitar embotellamientos, que impactarían al turismo, tomaron la decisión de mover el trazo del tramo 5 del Tren hacia las espaldas de los hoteles, del lado oeste de la carretera.
STAFF / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- En las obras del Tren Maya, el año pasado se removieron al menos 22 mil árboles del camellón de la carretera 307, a la altura de Playa del Carmen, Quintana Roo.

Para ello, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) invirtió 60.4 millones de pesos, un gasto que resultó inútil debido al reciente cambio de ruta en el tramo Playa del Carmen-Tulum.

Apenas el miércoles pasado, Javier May, director de Fonatur, anunció que el proyecto ya no pasará por el centro de Playa del Carmen, como lo habían exigido hoteleros de la zona, por lo que cancelarán obras que se realizaban en este punto.

Para evitar embotellamientos —que impactarían al turismo— se decidió mover el trazo del tramo 5 del Tren hacia las espaldas de los hoteles, del lado oeste de la carretera, explicó May en conferencia en Cancún.

Para el día del anuncio ya se habían levantado 21 mil árboles —ceibas, maculis, ciricotes, cedros, palmas—, que fueron reubicados en Cancún y Playa del Carmen. 

Otros mil más no se pudieron remover por tratarse de árboles enfermos o exóticos, y fueron destinados para composta, explicó Pablo Rubio, enlace ambiental del Fonatur en la zona norte de Quintana Roo.

Para realizar este trabajo, Fonatur adjudicó cuatro contratos con un costo de 60.4 millones de pesos.

Dos de ellos, otorgados por Fonatur Infraestructura, entraron en vigor el 16 de diciembre de 2020: uno, para la reubicación de los árboles, por 44.7 millones de pesos, y otro, para el riego de los mismos, por 12 millones.

El tercer contrato se adjudicó a Wanda Leonarda Flores, por 2.9 millones de pesos, para supervisar trabajos de reubicación.

El último, por 750 mil pesos, se adjudicó al Centro de Arboricultura y Restauración Ecológica, para elaborar el plan de manejo de los árboles y palmeras “relocalizados”.

MALA PLANEACIÓN

Yadira Romero, ex dirigente del Colegio de Biólogos de Quintana Roo, consideró que la remoción no atenta contra la diversidad biológica, pues dijo que los árboles fueron plantados en áreas poco idóneas.

“Cualquier árbol es valioso, por los años que tarda en crecer y porque es importante capturar la mayor cantidad de dióxido de carbono, pero esos camellones no eran áreas donde un árbol pudiera ir creciendo hacia abajo, debido a que el fondo está compactado por las características de la carretera”, dijo.

Sin embargo, la bióloga señaló que, debido a la mala planeación, la remoción y el gasto fueron en vano.

“Lo que sí es que fue un desacierto por la mala planeación, porque el dinero no sobra. En eso sí, no hay duda”, expresó.

Además, los árboles removidos fueron replantados en zonas de Cancún y Playa del Carmen donde se registran altas temperaturas a la intemperie.

En la Colonia Puerto Juárez, ubicada en la zona hotelera de la Avenida Bonampak, se resembraron cerca de 5 mil árboles.

Alonso Fernández, director de Ecología del Municipio de Benito Juárez, indicó que, de acuerdo con un estudio sobre islas de calor, este punto es donde se registran las temperaturas más altas de la ciudad.

En un recorrido realizado por Grupo REFORMA, se pudo observar que varios de los árboles reubicados se han secado.

Te puede interesar: Inician pruebas para los durmientes del Tren Maya