NIDO DE VÍBORAS

981
NIDO-PELIGROSAS-P

POR KUKULKÁN

NO HAY NADA más peligroso que una mujer con un plan, dice una máxima femenina, pero cuando se trata de dos mujeres con sus respectivos planes entonces el cóctel explosivo se multiplica si está de por medio una contienda electoral en la que por primera vez en la historia local se abre la posibilidad para que el género femenino participe en la elección de gobernadora o gobernador de Quintana Roo, que en este caso se disputará entre la favorita de las encuestas Mara Lezama Espinosa contra la candidata de la “Alianza por Quintana Roo”, entre PAN, PRD y Confianza, Laura Fernández Piña, con nulas posibilidades de ganar de acuerdo con los sondeos de opinión donde apenas alcanza el 8 por ciento de la aceptación electoral. 

AMBAS tienen el mismo plan: ocupar la silla principal del Palacio de Gobierno aunque a través de medios, fines, trayectorias y circunstancias distintas. Por un lado, la aún alcaldesa de Benito Juárez (Cancún), con apenas seis años de haber incursionado a la política, cuenta con lo principal de cualquier contienda, la piedra filosofal de las elecciones, el respaldo total del presidente Andrés Manuel López Obrador por lo que todo apunta a que Mara Lezama será la futura gobernadora.

TODAVÍA hace unas semanas, la diputada federal Laura Fernández Piña, con 23 años dedicados a la política, ni siquiera figuraba en las encuestas, pero con ayuda de su mentor político, el ex gobernador Félix González Canto en colusión con Jorge Emilio González “El Niño Verde”, montaron una ruptura de terciopelo para anunciar la salida de Fernández Piña de la fracción parlamentaria del partido del tucán para pasarse a las filas del PRD, sin reclamos del Partido Verde ni de su líder moral por haberle restado una posición legislativa, en este momento de negociaciones y discusión de las iniciativas presidenciales pendientes de aprobación en el Congreso de la Unión. 

DURANTE todo este tiempo Laura Fernández ha ocupado diversos cargos de la administración pública municipal y estatal, además de diputaciones locales y la federal desde octubre pasado, su trampolín político para poder aspirar de último momento a la gubernatura, luego de haber sido presidenta municipal de Puerto Morelos con pésimos resultados, endeudamiento de las finanzas públicas y señalamientos de corrupción por firmar los últimos días de su gestión contratos “leoninos” para beneficiar a empresas particulares afines a su causa, hechos que hoy la persiguen en su campaña. 

EL PLAN original era que Laura Fernández le cerrara la puerta a la candidatura al actor Roberto Palazuelos por la alianza entre PAN, PRD y Confianza, cumplió con el objetivo, pero ahora se la ha creído que puede ser gobernadora y ha arrancado su campaña política anunciando “Voy en serio”, no sólo para sacudirse la simulación a la que se prestó, sino porque en verdad <créalo por favor estimado lector>, busca hacerle la competencia a la morenista Mara Lezama, quien tiene el triunfo prácticamente en la bolsa.

LA CANDIDATA hoy ‘perredista’ tiene el sello de pertenecer al grupo político que saqueó el estado en tiempos de los dos últimos gobernadores priistas Félix González Canto y Roberto Borge Angulo para los cuales trabajó desde el congreso estatal avalando una deuda pública que del 2005 pasó de 800 millones de pesos a 21 mil millones de pesos en 2015, una década, además de otras triquiñuelas financieras y administrativas que los convirtieron en los nuevos ricos del estado, con navieras, hoteles, restaurantes, gasolineras y negocios inmobiliarios que les siguen llenando los bolsillos, por lo cual hoy Borge enfrenta formal prisión.

SI LA CONTIENDA se centra entre Mara y Laura, no hay cómo la segunda supere a la primera. Contrario a la ex alcaldesa de Puerto Morelos que concluyó su gestión envuelta en escándalos de corrupción, la aún presidenta municipal de Benito Juárez tiene la aprobación necesaria para sentirse como gordita en tobogán rumbo a la silla del Palacio de Chetumal.

@Nido_DeViboras