Le dan a Gatúbela su propio reflector ¡en filme de anime!

287
Le dan a Gatúbela su propio reflector ¡en filme de anime!
  • Gatúbela es un personaje paradójico y a la vez travieso, fascinante, seductor y ahora tendrá su filme en anime.
ALEJANDRO VIZZUETT DÍAZ /AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Gatúbela es un personaje paradójico, considera el escritor Greg Weisman: es travieso, fascinante y seductor, pero, a la vez, tiene la mala suerte de habitar el mundo de Batman, un ícono pop abrumador.

Así que para explotar al máximo a la ladrona de DC Cómics creada en 1940, el guionista decidió inventar una película donde el Hombre Murciélago fuera apenas un aura, una sombra.

“Selina (Kyle) es un personaje fenomenal, por derecho propio. Pero, obviamente, de manera consciente decidimos no mostrar a Batman en esta película.

“Él es una presencia en la cabeza de todos, se siente ahí. Pero no lo queríamos en la película, porque si entraba, es un personaje titánico. Habríamos corrido el riesgo de reducir a Selina a un interés amoroso, una colaboradora, una oponente. Y no. Esta es su película”, señala Weisman (Young Justice) en entrevista.

Gatúbela: Acechada, que estará a la venta y renta digital desde el 8 de febrero, es la muestra de que la creación de Bill Finger y Bob Kane puede ronronear mejor sin el vigilante de Gotham City.

La animación, que se mueve con una banda sonora a ritmo de jazz, presenta a la villana-antiheroína (con voz de Elizabeth Gillies) al acometer el atraco de una joya de valor inconmensurable.

Para su desgracia, el robo la pone en el punto de mira de Leviathan, una organización criminal de alcance mundial que decide que es tiempo de eliminar a la felina.

Usualmente solitaria, Gatúbela tendrá que hacer equipo con la Interpol y hasta con otra chica, Batwoman (Stephanie Beatriz), si quiere salvar su pellejo.

La encrucijada, sin embargo, no le impedirá divertirse, sacar de sus casillas a héroes y villanos, y hasta insinuar una aventura lésbica a Batwoman

“Traer a Batwoman aquí era perfecto. Es otra mujer fuerte de los cómics, pero estilísticamente ellas son muy diferentes. Batwoman es pragmatismo militar, un personaje lacónico, pero echado para delante, con un sentido del humor muy seco”, añade Weisman.

“Selina es ligera, graciosa, grácil. Un choque garantizado. Lo divertido es que al final de la película, ya no son tan diferentes. Sus estilos sí, pero sus motivaciones ya tendrán mucho en común, más de lo que cualquiera querría admitir”.

Inspirada por Lupin the Third

El encanto de Gatúbela: Acechada está a simple vista: no se trata únicamente de reivindicar a la minina, sino de presentarla como nunca antes.

Con este proyecto, dirigido por Shinsuke Terasawa, DC volvió a probar la incursión de su universo de personajes en un estilo anime japonés, tal y como sucedió con Batman Ninja (2018).

“Pensé: Gatúbela es una ladrona, una que se escabulle. Podemos divertirnos mucho con un estilo anime al representar toda esa faceta de ella. Hay acción, villanos, una cacería, esto se hace más y más grande, y encaja con el estilo.

“Hay cosas parecidas que he visto en animes a lo largo del tiempo y pensé que lo podíamos traer. Se trataba de divertirnos con el estilo, pero sin dejar de contar una gran historia de Selina Kyle”, apunta Weisman.

La animación es un claro homenaje a la serie y películas niponas Lupin the Third, protagonizadas por el “mejor ladrón del mundo”, descendiente del personaje Arsene Lupín, de Maurice Leblanc.

El animador Hayao Miyazaki, fundador de Studio Ghibli, dirigió algunos episodios del anime en 1971, al igual que el filme El Castillo de Cagliostro (1979).

“Fui y soy un tremendo admirador del trabajo de Hayao Miyazaki, en Lupin the Third y El Castillo de Cagliostro. Intencionalmente, no volví a verlos”, añade.

“Pensé que no podría sacar de mi cabeza su influencia si lo hacía. Preferí que fueran una presencia en mi memoria que pudiera homenajear, como con la famosa persecución en auto. Espero que se perciba el tributo que rendimos”.

Te puede interesar: Garner, mujer del año por la Universidad de Harvard