Operan bomberos con flotilla a medias

264
Operan bomberos con flotilla a medias
  • Las malas decisiones e irregularidades en la adquisición de vehículos para el Cuerpo de Bomberos han provocado pérdidas millonarias.
EDUARDO ALFREDO PÉREZ RUIZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Las malas decisiones e irregularidades en la adquisición de vehículos para el Cuerpo de Bomberos durante la última década han provocado pérdidas millonarias y más unidades inservibles y en reparación que las que se tienen en servicio para atender emergencias.

Según cifras oficiales, actualmente hay 162 vehículos en servicio y tiene de 90 a 100 en mantenimiento, en promedio. Esta cifra, aseguró el director de los vulcanos, Juan Manuel Pérez Cova, es cambiante por el tipo de reparaciones.

Además, 81 se encuentran en proceso de baja definitiva por diversos motivos: concluyeron su vida útil, no tienen reparación o sería más costosa que adquirirlos nuevos.

Bomberos, operativos y directivos coinciden en que las unidades quedaron inservibles al poco tiempo de haber sido adquiridas, debido a que se compraron con proveedores no especializados que priorizaron el diseño sobre los requerimientos técnicos y de seguridad mínimos.

“Los compañeros nos mostraron los vehículos nuevos, tenían meses que habían llegado, nosotros llegamos el 5 de diciembre de 2018 y resulta que ya no servían.

“Tenían dos características, técnicamente no fueron concebidos, creados, para lo que se requerían y el costo de reparación o mantenimiento iba a ser cada vez más elevado y lo peor es que nos querían llevar a un callejón sin salida, que se lo diéramos a un proveedor (para reparaciones) que era el representante de esas marcas, era un negocio redondo porque además venía mal de origen”, destacó.

Pérez Cova explicó que se detectó que las decisiones técnicas y de seguridad, así como los contratos de compra que debía realizar el Gobierno anterior se dejaron en manos del extinto Sindicato, mismo que eligió a empresas favoritas.

“El Gobierno jamás fue Gobierno, jamás tomó decisiones que le correspondían. Se hizo a un lado y se las dejó a alguien que nunca debió haber decidido ese tipo de cosas técnicas y que eran su responsabilidad.

“Nos acercamos con el corporativo para exponerle por qué esos vehículos nuevos ya tenían unas deficiencias serias y su respuesta fue tajante: ‘fueron pedidos así, con esas deficiencias, por ejemplo, fue alterada la caja de transmisión, ya presentaba rebabas al interior, por eso tenía fallas y eso no tenía solución’, es un tema muy delicado'”, lamentó.

Las irregularidades fueron reportadas ante la Contraloría General. La dependencia confirmó que las investigaciones al respecto se encuentran en proceso, que derivaron en al menos una denuncia penal y que a la par se indagan 24 denuncias por irregularidades administrativas.

En el sexenio anterior se gastaron al menos 127 millones de pesos en 21 vehículos, como dos escalas, una de ellas casi inservible actualmente; cinco carros bomba que no operan; dos patrullas, que ya no tienen reparación, entre otros.

Pérez Cova informó que ahora se adquirieron 45 nuevos vehículos, por 150 millones de pesos, cuyas características fueron basadas en estándares de seguridad de Bomberos, analizadas en reuniones y asambleas durante aproximadamente un año, entre los vulcanos operativos, que las usan cada día y personal especializado en emergencias.

Por ejemplo, presentan mayor aprovechamiento de agua y espumógeno.

“Son las primeras unidades en nuestra historia, configuradas por nosotros”, agregó.

Las deficiencias en el parque vehicular se suma a la incertidumbre de los vulcanos por los dos edificios en riesgo tras el sismo de 2017, como publicó ayer REFORMA.

Te puede interesar: Alistan iniciativa para centros  de conciliación