NIDO DE VÍBORAS

1438

Por KUKULKÁN

SI EL SENADOR José Luis Pech Várguez fuera el candidato postulado por Movimiento Ciudadano para gobernador de Quintana Roo, como corrió el rumor en la víspera, estaría claro que la silla del Palacio de Chetumal quedará entre los aliados de Morena, Partido Verde y PT, y por tanto ahora la lucha por el poder en los comicios estatales de junio próximo será entre verde ecologistas y morenistas que por conveniencia han mantenido y deben seguir manteniendo un simulado romance —“no los une el amor sino el espanto”— con tal de no dejar ir la oportunidad de conquistar la joya de la corona turística nacional.

AUNQUE oficialmente el partido naranja no ha decidido aún sobre la candidatura del actor Roberto Palazuelos, quien sigue firme en la contienda, para nadie es un secreto la polarizada división interna entre verdes y guindas que pelean no sólo por los espacios de poder que están en juego en la elección, sino también todo lo que viene, dependiendo de quién gane, pero de lo que no hay duda es que el presidente Andrés Manuel López Obrador le cumplió el acuerdo a Jorge Emilio González Martínez, “El Niño Verde”, de entregarle el estado en pago a sus servicios como orquestados de diputados ‘levantadedos’ a favor de reformas presidenciales de la 4T. 

NI EL GOBERNADOR Carlos Joaquín González pudo decir que no a las solicitudes presidenciales de hacer ganar, a como dé lugar, a su candidata Mara Lezama Espinosa, por lo que se desató la guerra mediática en contra de los aspirantes con posibilidades reales de estropear estos planes; la adversaria política número uno fue la senadora Marybel Villegas Canché a quien le fueron cerradas todas las posibilidades de competir, primero a través de la alianza PAN-PRD y luego por Movimiento Ciudadano.

PERO lo que parecía una broma y se convirtió en un verdadero peligro fue la repentina aparición del actor Roberto Palazuelos, robando cámaras por sobre los demás contendientes y aun después de la campaña de desprestigio desatada en su contra, la aceptación en electorado va en ascenso; falta que el partido naranja decida el próximo sábado. Lo que está en juego para la mayoría del electorado es acabar con el monopolio político de grupos de poder local que quieren seguir controlando el poder para hacer negocios privados, justo lo que combate la Cuarta Transformación. 

COMO el tiempo apremia y todavía no bajan oficialmente al ‘Diamante Negro’, la estrategia nacional de medios oficiales ha sido hacer ruido en la víspera a partir del “rompimiento” del senador José Luis Pech con la virtual candidata de Morena y favorita de las encuestas Mara Lezama Espinosa, el cual hizo público a través de un video difundido en sus redes sociales que los más escépticos asumen como otra simulación para cerrarle el paso a cualquier oposición real.

EL VIDEO soltó una ola de rumores en el sentido de que Pech Várguez iba como candidato de Movimiento Ciudadano en vez del actor Palazuelos, lo cual después salió a desmentir el propio senador quien además aseguró que no ha renunciado de Morena y que sigue firme en su palabra de no apoyar cualquier posibilidad de que el Partido Verde se apodere del estado a través de la candidatura de Mara Lezama y Laura Fernández Piña, a quien el Niño Verde logró colocar como su segunda opción a través de la alianza PAN-PRD, pero no sube en las encuestas.   

LOS ADVERSARIOS de Palazuelos ya deberían de entender que la campaña sucia no le ha hecho el menor daño y que no es por ahí donde deben seguir atacando los grandes estrategas de la campaña morenista importados de otros estados de la república, sino simplemente escuchar el clamor del electorado de impedir que el grupo de Jorge Emilio González, en alianza con el gobernador más corrupto que ha tenido el estado Félix González Canto, pero eso no se va a poder porque AMLO ya le entregó Quintana Roo al “El Niño Verde”. 

PARA el presidente Andrés Manuel López Obrador el estado de Quintana Roo forma parte de su estrategia de subsistencia política aun después de dejar el poder en 2024, ya que el sureste mexicano, con Chiapas, Campeche, Tabasco y Veracruz ya en su poder, sería el bastión del lopezobradorismo a través del Grupo Tabasco que busca a toda costa sumar a su lista los estados de Oaxaca y Quintana Roo en 2022 y dos años después a Yucatán, y concrete los planes de la Cuarta Transformación. 

EN ESE AFÁN y en un hipotético escenario en que sí vaya Palazuelos y logre ganar, especulan los mal pensados, el presidente es capaz de pactar hasta con el senador Dante Delgado, líder nacional de MC, para una transición pacífica, tal y como ocurrió con Nuevo León y hasta con Jalisco, cuyo gobernador Enrique Alfaro le bajó a sus furibundas críticas contra el presidente, por los acuerdos que hubo a nivel cupular; lo que rige en estos casos es la pragmática de los de arriba, las pasiones se sufren y se quedan abajo.   

@Nido_DeViboras