NIDO DE VÍBORAS

1114
NIDO DE VÍBORAS Elecciones

Por KUKULKÁN

LA DISPUTA interna de la alianza entre Morena y el Partido Verde por el control del poder estatal, agudizada en el reciente reparto de las candidaturas a gobernador y diputados locales, se trasladará a las urnas del primer domingo de junio entrante, luego de que el senador José Luis Pech Várguez, fundador del partido guinda en el estado, aceptó la candidatura a Gobernador por Movimiento Ciudadano y marcó distancia con la candidatura de Mara Lezama Espinosa a la cual señaló de representar los intereses del Partido Verde, cuyo líder moral Jorge Emilio González Martínez pretende gobernar detrás del trono.

EL ‘ROMPIMIENTO’ con todo lo que signifique el Partido Verde, fue el principal argumento de Pech Várguez para desmarcarse de su ahora adversaria morenista Mara Lezama y por lo mismo aceptó la candidatura por Movimiento Ciudadano, con lo que a su vez atizó la disputa por el poder entre los habitantes del sur y el norte de Quintana Roo, históricamente divididos por las desiguales condiciones entre unos y otros. 

O LA OPERACIÓN electoral fue exitosamente quirúrgica para poder engañar hasta los adversarios o de plano estos estuvieron de acuerdo en entregar por adelantado la gubernatura de Quintana Roo al Gobierno de la Cuarta Transformación, que en las negociaciones de todos contra todos, al final logró postular no sólo a uno sino a sus dos precandidatos con mayor aceptación en las encuestas internas: Mara Lezama, que competirá con alianza “Juntos Haremos Historia” y José Luis Pech. 

LO INENTENDIBLE es que hasta los opositores al régimen del presidente Andrés Manuel López Obrador, que tanto lo critican, a la hora de hacer equipo (‘moloch’, como se dice en maya) cada quien agarra para dónde conviene a sus intereses y terminan favoreciendo al régimen. En su intento por formalizar la mega alianza en el estado, PRI, PAN y PRD no lograron acuerdo y sólo los dos últimos acordaron postular como su candidata a la diputada verde ecologista Laura Fernández Piña (de corazón priista o más bien felixista), con largo pasado de corrupción, muy por debajo de la favorita en las encuestas Lezama Espinosa.

LOS OPOSITORES también se sumaron a la campaña de desprestigio mediático que se lanzó contra Roberto Palazuelos, quien parecía una opción real y diferente a los políticos de siempre o lo que se conoce como la “mafia del poder estatal”, pero al final el actor sólo sirvió de moneda de cambio a los partidos políticos para que se cotizarán mejor en las negociaciones al más alto nivel de las esferas del poder político del País. Para el gobierno de López Obrador no se trata simplemente de una gubernatura sino de controlar la estratégica región sureste del país donde se visualiza instalar el reducto bélico del gobierno de la Cuarta Transformación después de dejar la presidencia en 2024.

EL CAMINO está trazado, Quintana Roo se sumará a los estados controlados por Morena y sus aliados, falta definir cuál de estas dos corrientes internas dentro de la alianza “Juntos Haremos Historia” logra imponerse sobre la otra en una competencia que se antoja simulada y pactada entre guindas, verdes, rojos, azules, amarillos y naranjas. Ya sea que Mara Lezama se confirme como la favorita o que el senador José Luis Pech sorprenda en las urnas, la próxima gobernadora o gobernador tendrá el mismo destino político afín a la 4T.     

@Nido_DeViboras