Muestra AMLO, por primera vez, su espacio en Palacio

197
Muestra AMLO, por primera vez, su espacio en Palacio
  • De forma inédita López Obrador mostró los salones y oficinas donde despacha en el ala sur del primer piso de Palacio Nacional, su residencia actual.
ANTONIO BARANDA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- “Pásenle, pásenle”, invitó el Presidente Andrés Manuel López Obrador como quien muestra su casa por primera vez.

De forma inédita, el Mandatario mostró los salones y oficinas donde despacha en el ala sur del primer piso de Palacio Nacional, su residencia actual.

López Obrador fungió como guía por espacio de una hora en la que mostró sus símbolos, habló de historia y hasta descartó la existencia de “fantasmas” rumbo al 2024.

El recorrido inició a las 8:55 horas en el Salón Trabajadores de la Salud, donde todos los martes y jueves se reúne con miembros del Gabinete para tratar la pandemia de Covid-19.

“Miren todas estas áreas, eran del Estado Mayor, todo esto, es la parte ya impactada que tenía el Palacio”, dijo al arrancar.

“Y lo que hicimos fue mejorarlo, rehabilitarlo, utilizando los mismos muebles que existían y las pinturas, que son propiedad de la Secretaría de Hacienda”.

López Obrador continuó con el Salón Ignacio Zaragoza, sede de las reuniones matutinas del Gabinete de seguridad.

“Aquí se sientan Rosa Icela (Rodríguez, Secretaria de Seguridad), el General Secretario (Luis Cresencio Sandoval), acá el Secretario de Gobernación (Adán Augusto López), el Secretario de Marina (José Rafael Ojeda), aquí de 6 a 7 es el reporte”, contó mientras señalaba los lugares.

“Por lo general es un documento que recoge todo lo que pasa en las últimas 24 horas en el País, homicidios, robos (lo expone) Rosa Icela Rodríguez y estamos todos y aquí tomamos decisiones”.

El Jefe del Ejecutivo contó que el momento más difícil en ese Salón, y de todo su Gobierno, fue la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo, que dejó la muerte de 137 personas en 2019.

“Lo más difícil de mi Gobierno: Tlahuelilpan, fue lo que he sufrido más de todo”, confesó el tabasqueño.

“Fue muy triste, fue muy doloroso, es el momento más difícil y triste que he enfrentado, lo demás duele y todo, pero bueno, va uno hacia adelante”.

-¿Ha vivido momentos complicados aquí, tensiones?, se le preguntó.

“No, no, aquí sí hay puntos de vista encontrados, pero siempre definimos a partir del interés superior, del interés de la gente, el pueblo, de los principios. Cuando uno actúa en función de principios no se equivoca, la política es el equilibrio entre la eficacia y los principios, pero cuando se tiene que optar entre eficacia y principios, no hay que dudarlo, los principios”.

-¿Ha dado algún manotazo aquí?

“No hace falta”, respondió.

Suelto, familiarizado con los espacios, López Obrador caminó al Salón Daniel Cabrera, una especie de recinto de sus principales simbolismos y ejemplos de la era contemporánea.

Ahí mostró fotografías enmarcadas de quienes describió como dirigentes de nuestros tiempos del movimiento social: Frida Khalo, Raúl Álvarez Garín, Elena Garro, Valentín Campa y José Revueltas.

“Miren, porque nosotros pues consumamos un movimiento que se inició hace muchos años y que significó la participación de muchos dirigentes sociales”, expresó.

López Obrador enunció y mostró fotografías de Othón Salazar, los guerrilleros Genaro Vázquez y Lucio Cabañas, el Rector de la UNAM, Javier Barrios Sierra, Demetrio Vallejo, Fernando del Paso Carlos Monsiváis, José María Pérez Gay y Julio Scherer, entre otros.

“Esto es para que no se nos olvide de dónde venimos”, agregó en el espacio para juntas mientras mostraba una silla presidencial que también ocuparon sus antecesores.

Aunque inicialmente el recorrido sería sólo por estos salones, López Obrador pidió abrir otras áreas históricas del Palacio y hasta su despacho privado.

En una sala contigua al Salón Daniel Cabrera, López Obrador tiene una portada del periódico El Hijo del Ahuizote y fotografías de Francisco Villa y el General Lázaro Cárdenas.

“De aquí para allá ya es la parte histórica ¿quieren ver la parte histórica?, preguntó López Obrador.

“Pongan la luz aquí”, ordenó al tiempo que caminaba en un pasillo de paredes blancas y acabados de madera que comunica con un comedor con su despacho.

‘No es espuria, es de verdad’

Al llegar a un salón “afrancesado”, como lo describió, éste se encontraba a oscuras debido a que no estaba contemplado en el tour.

“¿No ponen la luz?”, volvió a pedir.

Los enormes candelabros de cristal que adornan el salón fueron encendidos a los pocos segundos, tiempo en el que López Obrador posó para las cámaras de pie, con la mano derecha en una silla.

“Este es un salón bastante afrancesado. Esto es lo que queremos conservar como museo, es la parte que ya estaba impactada”, expresó el Mandatario.

A un lado de este salón histórico, y de otro de estilo morisco, se encuentra el despacho particular del Presidente, el mismo que aparece en sus fotografías oficiales y videos.

Sonriente, López Obrador se sentó en la silla presidencial, a un lado de un teléfono rojo y observando un retrato de Benito Juárez.

“Este es el despacho esa foto que está prestada es del Gobierno de la Ciudad de México, este es un retrato que trajo de regalo el Presidente Kennedy al Presidente López Mateos”, contó.

Visiblemente orgulloso, el Jefe del Ejecutivo enseñó el “acta” que le dieron tras haber ganado la elección presidencial de 2018.

“Esta es legal y es legítima”, dijo antes de soltar una carcajada.

-“¿No es espuria?, le preguntaron.

“No es espuria, no, es de verdad”.

En otra sala de juntas contigua, el Presidente mostró el lugar donde aprehendieron al Presidente Francisco I. Madero, sitio histórico que es recordado con una placa conmemorativa.

Incluso, se agachó para mostrar el orificio de un disparo de aquel acontecimiento, y luego caminó para enseñar el elevador por donde fue bajado Madero a uno de los patios de Palacio.

“Todavía funciona, nada más que no vamos a bajar todos”, bromeó.

Sin fantasmas

Encarrerado, López Obrador también mostró rápidamente la Sala Leona Vicario, donde recibe a Mandatarios e invitados extranjeros, el Salón Embajadores y el Salón de Recepciones.

Desde ese último, mostró el Balcón Presidencial, donde los Mandatarios dan el Grito de Independencia.

“Aquí está el balcón ya este año de nuevo, con la gente, este 15 (de septiembre)”, expresó a metros del balcón, desde donde se observaba una protesta en el Zócalo.

“De repente (sí salgo), ahora no (voy a salir a saludar)”.

Finalmente, López Obrador mostró la Galería de los Presidentes, en un pasillo que da a uno de los patios, donde se detuvo para hablar del primer Presidente de México, Guadalupe Victoria.

“No está aquí Santa Ana, que fue 11 veces Presidente de México, pero esto lo decidieron los historiadores y yo no protesté”, dijo.

-Aquí va tener su retrato, se le comentó.

“Falta todavía, vamos a esperar a ver qué dice el pueblo”.

-¿Le gusta vivir aquí?

Pues es un honor porque es la historia, no es lo mejor para la familia, aunque vivimos en un departamento de aquí, de todas maneras, no es lo mismo que una casa”, manifestó.

“No les gusta (vivir aquí) porque aquí es otra cosa, es un museo, es la historia. Me siento satisfecho (con lo hecho), ya creo que se sentaron las bases (de la transformación)”.

El Mandatario subrayó que vivir en Palacio le permite recordar que “esto viene de tiempo atrás”, de luchadores sociales que hasta han dado su vida por alcanzar los cambios que se requieren.

“Y hay que seguir luchando, hay que continuar con ese mismo propósito, esos mismos ideales. Esto es lo que inspira, la historia, cuánto sacrificio”.

“Entonces imagínense venir aquí ¿a la frivolidad, a buscar fama, poder, dinero?, no, aquí es para transformar”.

El Mandatario reiteró que no es partidario de la reelección, por lo que se está aplicando a fondo para no perder tiempo ni dejar pendientes.

-¿A quién le gustaría ver aquí en 2024?”

“A una mujer, a un hombre que tenga ideales y que tenga principios y que quiera mucho a México y al pueblo de México”, respondió.

“Dicen, dicen, pero no, no aquí en Palacio no hay fantasmas. Yo de manera precavida mandé ha hacer una limpia () y además muchas buenas vibraciones, ya no hay nada de eso, limpio todo”.

Te puede interesar: Chocan migrantes y GN en Tapachula