Acepta Bobby Green pelea en UFC contra Makhachev

229
Acepta Bobby Green pelea en UFC contra Makhachev
  • Bobby Green intentará detener al aspirante al título de UFC, Islam Makhachev, en la pelea estelar de la cartelera Vegas 49.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

CANCÚN, Q.ROO.- Este fin de semana, Bobby Green intentará detener al aspirante al título de UFC, Islam Makhachev, en la pelea estelar de la cartelera Vegas 49. El estadounidense llega como peleador emergente, luego que Beneil Dariush, el rival original del ruso, tuviera que abandonar la pelea debido a una lesión.

Green viene de un triunfo por decisión unánime ante Nasrat Haqparast la semana pasada. El veterano dominó en la pelea de pie y sumó su segunda pelea ganada de manera consecutiva. El ‘King’ lleva nueve años dentro de la promotora y en caso de vencer a Makhachev podría reclamar una pelea por el título de peso ligero.

Makhachev reveló que tras la salida de Dariush de la cartelera, llamó a varios peleadores dentro del Top 10 del ranking para pelear, sin embargo, ninguno quiso pelear contra él en tan poco tiempo, sólo Green respondió el teléfono.

“Todos esos muchachos del Top 10 hablan demasiado y eso es porque sin rankings tenemos muchos peleadores buenos”, criticó el ruso.

A Bobby no le asusta tomar una pelea con tan poco tiempo de preparación. El veterano tiene 29 peleas ganadas en su carrera, 10 de ellas por nocaut, 11 por decisión y ocho sumisiones.

“Él (Islam) es bueno, pero su estilo me parece aburrido, yo peleo para emocionar a la gente”, dijo Green previo al combate.

Su rival es Islam Makhachev, el ruso acumula nueve victorias de manera consecutiva dentro de la UFC y es considerado como el “heredero de Khabib Nurmagomedov”, ex campeón de la división. Está en el cuarto lugar del ranking de peso ligero y venció en noviembre del 2021 a Dan Hooker.

El peleador de Daguestán ha mostrado su versatilidad, con 10 victorias por sumisión, tres por nocaut, siete por decisión y sólo una derrota en su carrera.

Te puede interesar: Alistan Buccaneers etapa ‘post Brady’