Gotham City bajo riesgo

290
Gotham City bajo riesgo
  • Gotham City sangra de una herida abierta, una que nadie ha podido cicatrizar. Se llama mentira y corrupción.
MARIO ABNER COLINA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Gotham City sangra de una herida abierta, una que nadie ha podido cicatrizar. Se llama mentira y corrupción.

La trata de combatir un violento vigilante enmascarado, que se hace llamar Batman (Robert Pattinson). Aparecido hace un año, aterroriza maleantes y hace justicia con sus puños… pero el crimen parece estar ascendiendo.

Purificación también es lo que busca, a su manera, un sádico y cerebral asesino bautizado El Acertijo (Paul Dano). Deja crípticos mensajes tras matar brutalmente a figuras clave de Gotham y predica su “evangelio” en videos virales.

Batman, nueva encarnación fílmica del personaje, que llega mañana a cines, es un neo noir que disloca los arquetipos de héroe y villano en un juego de espejos… con un enemigo terrorífico como nunca. ¿Quién de los dos le hace peor a una ciudad ya maldita?

“Hay un terreno común (entre Batman y El Acertijo) que está hermosamente explorado. Hay mucha oscuridad respecto a la moralidad en la historia.

“No están protegiendo el status quo, porque hay algo que está mal en Gotham. Es realmente complicado mostrar a un villano cuyas ideas… no están mal. Su ejecución sí”, meditó Dano en un encuentro con medios.

Multimillonario y con miles de recursos, este Hombre Murciélago es un huérfano perturbado aún lejos de ser el “Mejor Detective del Mundo”. Alma torturada por la tragedia de su familia, recibe palizas, se equivoca, es engañado… pero sigue adelante.

“Normalmente, tienes a un Batman que entrena, regresa y confía plenamente en sus habilidades y es heroico. Yo amo la fragilidad que muestra aquí.

“Batman siempre ha sido falible, ¡es un hombre en un traje armadura!, pero esta versión en verdad abraza ese concepto mucho”, apuntó Pattinson.

El calificativo “noir” para este Batman, cuya producción costó 100 millones de dólares, no es gratuito. El cinismo y la sordidez se respiran, y la iniquidad y las conspiraciones son la sucia luz que toca todo.

No sólo está en el rey criminal Carmine Falcone (John Turturro), u Oswald Cobblepot (Colin Farrell), aspirante a sucederlo. El pecado se expande hasta el fiscal (Peter Sarsgaard) y mucho más arriba.

Motivado por la lectura de varios clásicos de “El Caballero de la Noche” (“Año Uno”, “El Largo Halloween”, “Ego”), el director, Matt Reeves (El Planeta de los Simios: Guerra) quería generar una experiencia empática.

¿Cómo zambullir a la audiencia en esa suciedad “harboiled”? Algunas de sus armas fueron la oscura y obsesiva música de Michael Giacchino y el diseño sonoro.

“La importancia del sonido y la música es crítica. La idea era ponerte lo más posible en el punto de vista de los personajes, específicamente en el de Batman.

“Es intencional que sientas lo visceral, lo subjetivo. Esto es un un noir clásico. Si a Batman lo noquean, parece que te noquearon a ti”, explicó Reeves.

La narración huele a los thrillers criminales de los 70. Esos donde sólo alianzas pragmáticas logran que los personajes no se ahoguen.

La colaboración que Batman entablará con Jim Gordon (Jeffrey Wright), de la policía de Gotham, destila ecos a aquella que tiró a un Presidente de EU, dijo Reeves. La de los periodistas Bob Woodward y Carl Bernstein en Todos los Hombres del Presidente (1976).

“Para Gordon, Batman es útil. Y Batman ve a Gordon como alguien que quizás puede traerle problemas, pero que es honorable. Cree que quizás hay una fuerza en él, a pesar de la compañía que representa”, describe Wright.

Por su parte, la unión de soledades y tragedias de Batman y la ladrona Gatúbela (Zoe Kravitz) asemeja la del detective y la prostituta de Mi Pasado me Condena (1971). Dos seres taciturnos, apuñalados por la vida.

“Han estado solos sus vidas enteras y ahora conocen a alguien que tiene una manera similar de pensar, y eso los sacude”, consideró Kravitz. “Creo que es el corazón de la película”.

En este Gotham, nadie sobrevive por su cuenta.

“Quería que esta versión de Batman fuera más joven, que estuviera al inicio de su viaje, lo que permitiría espacio para crecer, despertar”.

Matt Reeves, director

Te puede interesar: Andrea Bocelli lleva al paraíso a Riviera Maya