Gasta Bienestar en software inútil

237
Gasta Bienestar en software inútil
  • Destina este Banco del Bienestar 48 millones de pesos, exhibe Auditoría incumplimiento a disposiciones normativas y legales.
AILYN RÍOS / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Un total de 47 millones 393.8 mil pesos pagó el Banco del Bienestar en 2020, por trabajos relacionados con el desarrollo e instalación de un nuevo sistema de core bancario.

Sin embargo, el Banco no acreditó la implementación del mismo y su personal desconoce el estado de dicho proyecto, aseguró la Auditoría Superior de la Federación.

Esta institución celebró un contrato con INFOTEC (Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación) con el objeto de acceder a servicios de fábrica de software para el desarrollo de proyectos Punta-Punta y soporte operativo de sistemas de información de Bansefi.

“El 98.8 por ciento de las órdenes de trabajo generadas y atendidas durante 2020, corresponden a la ejecución de actividades relacionadas con funciones básicas del sistema Temenos Core Banking (TCB), como son dispersiones en cuentas, extracción de información, generación de reportes, y cierres, así como a solicitudes de mantenimiento correctivo.

“Se presume que el sistema de core bancario no cumple con las necesidades y capacidades requeridas para soportar las operaciones actuales del Banco; sin embargo, éste seguía operando a la fecha de la auditoría (noviembre de 2021)”, detalla el informe de la ASF.

El informe también señala que los contratos celebrados con INFOTEC no cumplieron con las disposiciones legales y normativas aplicables en la materia.

Existen irregularidades en los procesos de investigación de mercado, los estudios de factibilidad y de costo beneficio, así como en la elaboración, revisión, suscripción e integración de los expedientes de los ocho contratos y 10 convenios modificatorios revisados.

“Se identificaron diferencias por 7 millones 222.9 mil pesos adicionales entre las facturas emitidas por los distintos proveedores y los pagos registrados en la Cuenta Pública de 2020 por los servicios prestados al Banco del Bienestar.

“El Banco no proporcionó evidencia de los estados de cuenta, transferencias bancarias o comprobantes correspondientes a los pagos efectuados por los servicios recibidos y que permitieran acreditar la procedencia de los recursos utilizados y su fecha de aplicación”, reza el informe.

Además, se detectaron deficiencias en la calidad y supervisión de los entregables de los diferentes servicios proporcionados, existen documentos con errores de redacción, hay reportes de atención de incidentes y solicitudes de órdenes de trabajo que no incluyen la fecha de atención o que se encontraba “en proceso” a la fecha de la auditoría.

Hay reportes que no cuentan con firmas que acrediten su validación por parte del administrador de contrato.

“Lo preocupante es que el dinero pueda desaparecer y que nadie sepa a dónde fue.

“El enfoque de este banco es supuestamente social, por lo que si se pierde el dinero estará afectando a muchas personas de escasos recursos, personas cuyo acceso a los servicios bancarios es inexistente, comunidades indígenas, entre otros”, consideró Víctor Ruiz, especialista en ciberseguridad.

Te puede interesar: Compra la CRE software, pero no lo emplea