NIDO DE VÍBORAS

1057
NIDO MARYBEL

Por KUKULKÁN

DE KUKULKÁN podrán decir de todo, menos que no trae al dedillo la sucesión en la gubernatura Quintana Roo; todo se ha tejido en el Nido de Víboras de los por qué y los cómo de los principales actores políticos que ya se aprestan a dar la batalla electoral.

EL más reciente capítulo de este proceso electoral que ya se vive en territorio quintanarroense, es el de la senadora Marybel Villegas Canché quien ya ha dejado su escaño para sumarse con todo a la campaña de Mara Lezama por la silla del Palacio de Chetumal.

AHORA SÍ que como dice el refrán, ya había perdido todo en el proceso interno de su partido, y cayó parada, y con ello la correlación de fuerzas se ha acomodado de tal suerte que Villegas Canché ya tiene su futuro político asegurado y podría ser la principal operadora desde el Congreso Local y estamos a nada de saber si será ella la próxima líder de la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional.

Y como bien lo adelantó la Serpiente Emplumada, el senador José Luis Pech se va a quedar como el chinito, no más mirando, y con su playera naranja nada más, sin perro que le ladre y así tendrá que intentar regresar a la Cámara Alta y eso quién sabe pues de moreno ya no tiene nada.

PERO volviendo al tema de Marybel Villegas Canché y la operación cicatriz en torno a ella, hay otro político cuya embarcación podría comenzar a naufragar, la del Niño Verde, a quien también Kukulkán ya lo había reportado como desesperado, urgido, por no permitir que se diluya el poder que por varios años acumuló al amparo de las negociaciones bajo la mesa, para obtener jugosos negocios, multimillonarios.

, Jorge Emilio González Martínez podría estar contando los días en su trono tras bambalinas, pues en esta ocasión lo habrían dejado ya al margen de los acuerdos entre Mara Lezama y Marybel Villegas rumbo a la elección.

POR eso al Niño Verde se le vio todo como angustiado el sábado 26 de febrero, en un lujoso restaurante ubicado en Benito Juárez (Cancún), en donde se sentó a la mesa con los contrarios, es decir con Luis Cházaro, nada más y nada menos que el principal operador político y electoral del Partido de la Revolución Democrática y quien siempre estuvo impulsando a la diputada federal del partido del tucán, Laura Fernández Piña, para pasarse a filas perredistas y ahora ya la candidata del Sol Azteca que se ha mancuernado con los de Acción Nacional.

EL NIÑO VERDE ahí tiene su veladora encendida, rogando a ver si puede colar a los suyos en la lista de la alianza PAN-PRD, a ver si alcanza algo, una plurinominal al menos, pues le ha quedado claro que Mara Lezama no quiere tener a nadie por encima de ella en su campaña electoral, mucho menos que le estén pasando lista con nombres de quienes deben ser postulados al Congreso Local que también estará en juego este 5 de junio entrante.

Y sobre todo porque si de apoyos se trata, Mara Lezama cuenta con el mismo inquilino de Palacio Nacional y de todo el poderoso Grupo Tabasco comandado por el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, y por Rafael Marín Mollinedo.

@Nido_DeViboras