‘Empresarios no deben tener candidatos’

219
'Empresarios no deben tener candidatos'
  • Francisco Cervantes Díaz, nuevo presidente del Consejo Coordinador Empresarial, asume que los empresarios no deben tener agenda partidista, ni candidata ni candidato en 2024.

ROBERTO ZAMARRIPA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Francisco Cervantes Díaz, nuevo presidente del Consejo Coordinador Empresarial, viene en son de paz: Va por diálogo, no por confrontación con el Gobierno. Estirar la liga pero no romperla.

Y asume que los empresarios no deben tener agenda partidista, ni candidata ni candidato en 2024.

“(Apoyar) sale más caro. Lo más barato es mantenernos al margen”.

Designado el jueves pasado presidente del CCE, el organismo de mayor representatividad del sector privado, y proveniente de la Concamín, Cervantes Díaz es la cara amable para el Gobierno.

En Oaxaca, hace dos años, Andrés Manuel López Obrador le llamó “hombre excepcional. Ya mejor está difícil conseguir”. Y pues los 14 organismos del CCE designaron Cervantes como su representante.

La gestión de Carlos Salazar, dirigente saliente del CCE, fue turbulenta. Encaró el descontento empresarial con las políticas públicas en el combate al Covid, resistió los embates presidenciales, habló muchas veces con el Presidente y funcionarios de su gabinete en un diálogo que sus pares empresariales le reprocharon como improductivo.

Pero la decisión del CCE es llevar la fiesta en paz.

“Estamos convencidos del diálogo. Tenemos la experiencia en estos tres años de gobierno que, siendo presidente de la Concamín, no tuvimos ninguna dificultad. Hubo iniciativas difíciles, es cierto; los oleoductos marinos, fue una decisión dura, pero logramos establecer diálogo y llegar a acuerdos y se resolvió bien. Otro tema fue el de los salarios mínimos que históricamente nunca se había visto. Se dio un salario mínimo muy importante, conjuntamente con el gobierno en mesas de acuerdo y los beneficiados son los trabajadores”.

¿Dónde ve coincidencias? Si busca un diálogo es porque buscan aproximar coincidencias.

 La reforma energética está sobre la mesa. Hubo un parlamento abierto importante; estamos hablando de más de 60 participantes en este diálogo. Esperar la conclusión para que, partiendo de ahí, busquemos cuál es nuestra posición y buscar mediante el diálogo el acuerdo.

¿Les hicieron caso en el foro? Algunos lo vieron como un montaje.

 Creo que sí. En este foro estuvieron todos los partidos; todos los grupos parlamentarios participaron y del sector privado. Hubo mucha participación. Es un tema complicado. Es una reforma no solo eléctrica, está metido el litio y otros metales. Estamos apostando a que haya un punto de encuentro, de equilibrio para que lleguemos a buen final. Si debemos reconocer que (en el pasado) hubo excesos, hubo abusos y lo que queremos es lo que le convenga a México. La CFE es una paraestatal que a todos nos conviene que esté fuerte, que esté bien, que esté sana.

El día que Cervantes fue electo, López Obrador reveló que en el verano del 2020 vino una ruptura con el sector empresarial que, dijo, duró año y medio. Cervantes mira el video donde el Presidente recuerda ese momento:

“Me vinieron a plantear que no íbamos a salir si no pedíamos deuda. Dijimos: ‘No’. Me pidieron dos cosas: que endeudáramos al país para dar créditos con bajos intereses al sector empresarial y, la otra propuesta, que yo declarara una moratoria de pago de impuestos, o sea, que no se cobraran impuestos.

-¿Quién se lo pidió, presidente?

-Los dirigentes de las cámaras en particular, contestó AMLO.

“Luego, ya me ofrecieron disculpas porque eso llevó a una ruptura como de un año o año y medio, y pues se dieron cuenta, porque son gentes inteligentes”.

El nuevo dirigente del CCE responde: “yo estuve en esa comida”. Y da una versión amable. Donde no les hizo daño nada.

“La agenda de la Concamin, que en ese tiempo yo era el presidente, fue que ante el cierre total de las empresas, yo le pedí en esa comida al Presidente que nos dejara abrir y meter más empresas que tenían que ver con el tema esencial; era importante, sobre todo la presión que teníamos con Estados Unidos por el TMEC y sobre todo por la línea de producción donde somos parte importante la proveeduría como primer socio comercial de EU. Había ciertas presiones. Se lo platicamos el Presidente y lo entendió y también le pedimos que, como un tema reactivación económica, por como vimos que se venía todo, que nos permitiera tener protocolos para poder abrir y aceptó el Presidente. Nos fue muy bien en la condición limitada de abrir las empresas y meter las empresas esenciales y fue un trabajo de muchos días en mesas de trabajo y se logró.

Pero el Presidente refiere que le pidieron una condonación de impuestos.

 – No fue la Concamin. En esa comida fue diferente.

Pero usted ya representa a todos los empresarios, no sólo a Concamín. Representa a empresarios que podrían seguir pensando igual. Si en su presidencia le tocara algo similar ¿cuál sería su respuesta?

Buscaríamos todas estas situaciones como un reto. Las buscaríamos convertir en oportunidades. Es cierto que necesitamos más apoyo de la banca de desarrollo. El Gobierno desde que entró dejó dos puntos que quiero destacar: uno, no endeudar al país y, la segunda, no incremento de impuestos. Así fue y, bueno, se ha cumplido. Bajo ese tenor nos quedó muy claro esa parte y tenemos que buscar mediante otras formas el tema de reactivación económica.

El Presidente dice que hubo una ruptura.

Hubo una molestia, definitivamente, porque iba en contra de lo que él manifestó de una política de austeridad y de no endeudamiento del país. Debemos de reconocer que en el tema macro y de estabilidad cambiaria, se ha mantenido. Si hubiera sido el otro método quizás hubiera sido al revés y el costo hubiera sido más alto y hubiéramos sido los culpables.

Pero hubo una gran molestia. Carlos Salazar hizo una reunión por zoom con ustedes y las expresiones de empresarios eran de molestia.

Es que ahí sí quisiera ser un parteaguas. En ese momento habíamos muchas organizaciones. Acuérdate que el CCE está conformado por 14 organismos y ahí si quisiera ser muy respetuoso y hablar de lo que en ese momento nos tocaba a nosotros (Concamín). El diálogo fue continuo, muy respetuoso y muy cordial.

El Presidente, siempre, cuando se ha dirigido hacia la Concamín, ha sido de manera muy muy cordial, ayudando mucho. Sobre todo porque quisieron meter o quitar aranceles en la parte textil y del calzado, y el Presidente nos escuchó y dijo: ‘a ver eso va a seguir y además creo en la política industrial que me están proponiendo’. Creo que nobleza obliga. Con nosotros, la Concamín, hubo acuerdos.

Cervantes Díaz advierte preocupaciones sobre asuntos no resueltos ahora que la pandemia cede.

“Somos dependientes de importaciones en el contenido nacional. Aunque en el T-MEC tenemos compromisos firmados para esa sustitución. Elevar el contenido nacional ha sido difícil. Pero si ves ahorita las líneas, por mencionar el tema automotriz o de electrodomésticos, si ahorita van a comprar un refrigerador a lo mejor lo van a encontrar en catálogo pero tardarán dos o tres meses en que se los entreguen por los microcomponentes, por los chips que le llamamos. Se vuelve una oportunidad para nosotros de que volteemos a ver en las Pymes y reforcemos con capacitación, con apoyos para que puedan generar estos componentes”.

Y frente a la guerra recién estallada, Cervantes advierte la gravedad.

“Hay una crisis que se avizora complicada. Recordemos que Rusia y Ucrania son muy importantes en la proveeduría de gas natural y de elementos de la petroquímica. Y si bien ya tenemos ahorita la mezcla mexicana en un precio que hace muchos años no lo veíamos, y eso lleva a encarecimiento de los hidrocarburos y por ende las gasolinas ¿cómo vamos a sortear eso? Es un buen tema. Vamos a trabajar. Tenemos una reunión urgente con los organismos para tratar de hacer una agenda crítica ante la situación que viene.

Usted estará al frente de CCE entre 2022 y 2023, con una posibilidad de reelección en 2024. Coincide con sucesión presidencial. ¿Qué debe hacer el empresariado frente a eso?

El empresariado y, por experiencia propia, debemos de mantenernos muy al margen de las participaciones partidarias, de la política partidaria.

¿No van a tener candidata o candidato?

Nosotros no. Es uno de los temas en la agenda. Lo hemos hecho así atrás, no meternos. Cuando nos metemos, no nos va tan bien. Debemos de mantenernos al margen de la participación partidaria.

Uno escucha a empresarios que quieren entrar, que quieren pelear y usted dice ‘No’.

No, porque la experiencia no es buena. Si revisamos casos para atrás que no quisiera mencionar, no es del todo buena. Han participado en los estados, apoyando a gobernadores que luego se olvidan. Después, hasta sale más caro; lo más barato es mantenernos al margen.

Los fines de sexenio suelen ser tormenta. Y a ustedes los ponen muy nerviosos.

Sí, es cierto, nos tensa mucho. Y por eso hemos tratado de impulsar la política industrial y que tengamos políticas públicas a más largo plazo, que no cada sexenio vayan cambiando las condiciones. Porque todo cambia, ese es uno de los temas importantes. Buscar convencer hacia unas políticas más de largo plazo, sobre todo en materia comercial y que las inversiones sean más seguras.

Un Francisco Cervantes muy conciliador, muy tranquilo. ¿Es un Presidente del CCE a modo con el Gobierno?

No, no. Soy a modo con la agenda de la iniciativa privada. Ahí es donde está mi compromiso y ahí está donde está lo que me compromete a defender esa agenda.

Y añade: “Tenemos que hablar bien de México y y traigo un refrán que usan mucho los árabes: ‘hay que hablar bien del camello para venderlo’. Tenemos que hablar bien. Hay muchas fortalezas importantes. En México tenemos 40 productos identificados, que seguramente hay muchos más, en el top ten que no lo tiene ni China ni Estados Unidos ni nadie. Tenemos dos deudas que tiene el sector empresarial: uno que se rezagó, no por culpa, pero no le hemos puesto la atención que merece la parte sureste del país, y ahí está el petróleo, el oro negro, y la parte norte noreste, donde están las condiciones más complejas. Otra parte importante es el compromiso con las mujeres. Debemos de impulsar más la participación de la mujer en el sector empresarial.

Ofrece vender un país que tiene condiciones para progresar pero tenemos condiciones de inseguridad muy fuertes, incertidumbre para invertir. ¿Dónde va a quedar el empresario crítico que exige esas condiciones? ¿Estado de derecho, piso parejo? ¿Dónde?

Es parte de la agenda de la iniciativa privada el Estado de derecho. También el tema de inseguridad. Es parte de lo que vamos a abordar. Quiero ser muy respetuoso para que tomemos decisiones conjuntas de los 14 organismos cúpulas. Habrá momentos que van a ser difíciles, pero vamos a procurar que negociemos bien. Ahí pongo toda mi capacidad. En el pasado nos ha ido bien. Me tocó ser representante de muchas cúpulas del Estado México, con gobiernos que muchas veces también eran difíciles y nos tocaba también estirar la liga que nunca la rompimos.

Te puede interesar: Crece en SE 108% gasto por Dos Bocas