‘Reacción a UE fue emocional’  

273
'Reacción a UE fue emocional'  
  • Porfirio Muñoz Ledo, ex Embajador de México ante la Unión Europea, consideró que fue una reacción emocional del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador el calificar de “borregos” a los parlamentarios europeos.
GUADALUPE IRÍZAR / AGENCIA REFORMA 

CIUDAD DE MÉXICO.- Porfirio Muñoz Ledo, ex Embajador de México ante la Unión Europea, consideró que fue una reacción emocional del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador el calificar de “borregos” a los parlamentarios europeos por las críticas por el asesinato de periodistas y defensores de derechos humanos en el País.  

“Es una reacción emocional, pensando en política interna y no en política exterior, porque está a punto de celebrarse la consulta de revocación de mandato y no quiere perder puntos de popularidad”, expresó el ex legislador en entrevista con Grupo REFORMA. 

Dijo que la respuesta presidencial fue “una actitud con un lenguaje efectista y eficaz”, pues apela a los sentimientos que genera en los mexicanos el pasado con países colonialistas.  

En ese contexto, recordó la caracterización de la identidad nacional estudiada por el filósofo Samuel Ramos.  

“No le gusta la crítica”, dice con relación a AMLO.  

Para quien fuera también representante de México ante el la ONU y el Consejo de Seguridad de ese organismo internacional, no es casual que la reacción del Gobierno de México se dé en el contexto de la aprobación de la Cámara de Diputados para que los funcionarios públicos, incluido el Presidente, puedan romper la veda electoral y realizar propaganda gubernamental sobre la revocación del mandato, decisión que consideró anticonstitucional y calificó de atroz.  

“La Cámara de Diputados autoriza, en una interpretación de la ley que sólo puede hacer la Corte, que las autoridades públicas, incluyendo al Presidente, pueden expresarse políticamente en tiempos de veda, que como Presidente puede hacerlo”, explicó.  

Muñoz Ledo dice que considera conectados los dos temas, el de la respuesta a los parlamentarios europeos y el de la aprobación de propaganda por parte de los diputados mexicanos, porque al permitir esa propaganda, en sus conferencias matutinas “AMLO podrá utilizar preguntas para contestar a sus detractores”.  

“La Cámara de Diputados ha interpretado la ley y la Constitución, cuando eso le corresponde a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y autoriza al Presidente a hacer propaganda en tiempos electorales”, indicó.  

“Esto lo hacen para defender a la 4T. Y en esa coyuntura le contesta o le puede contestar a todo el mundo: a los parlamentarios, a Donald Trump, a quien quiera. El Presidente está autorizado por la Cámara de Diputados a hacer propaganda”.  

Recordó que los acuerdos firmados por México con la Unión Europea permiten la crítica recíproca y se basa en la defensa de los derechos humanos en todos los ámbitos.  

Ante ello, sostuvo, las críticas no pueden considerarse injerencistas porque en los acuerdos firmados por la UE y México está el principio de reciprocidad, y por lo tanto ese tipo de comentarios los pueden hacer las dos partes.  

Además, apuntó, privan en estos acuerdos también los derechos humanos, que están sobre los Estados, sobre las propias constituciones nacionales.  

“No son injerencistas por los acuerdos que firmamos de los derechos humanos. Yo lo firmé con el principio de reciprocidad. Lo que hacen los de la UE lo podemos hacer los dos”, señaló. 

“Ese es el espíritu de los acuerdos entre México y la Unión Europea”, apuntó quien fuera Embajador en Bruselas en el año  2000, cuando se firmó el Acuerdo Global entre las pares. 

“Hay reciprocidad. Pero lo mismo ocurre con los países que se adhieren a la UE. Les exigen cumplimiento en derechos humanos”, señaló.  

No es la primera vez  

A decir de Muñoz Ledo, la crítica sobre la situación con periodistas y defensores de derechos humanos realizada por los parlamentarios europeos se dio en ese contexto, además de que no es la primera vez que ocurre.  

“No es la primera vez. Cuando yo estaba de Embajador ante la Unión Europea, en el año 2000, y me tocó el tema de las muertas de Juárez, un escándalo mucho mayor por el que el Gobierno mexicano recibió críticas, yo los enfrente y me reuní con ellos en la Universidad Libre de Bruselas. Les dije algo que los calmó: ‘ha perdido el Estado mexicano parte de jurisdicción (en esa zona)”‘, recordó.  

“Fue un debate de cerca de tres horas en donde debatimos y yo expliqué en francés tanto el problema fronterizo como el de la droga, el migratorio. Y aún recuerdo que el entonces Gobernador panista (de Chihuahua) dijo algo difícil de olvidar, pues le echaba la culpa a las mujeres de la violencia en su contra”.  

Por la popularidad 

Para Muñoz Ledo, las respuestas con adjetivos a los parlamentarios europeos en el comunicado y en las mañaneras, son las que responden a los intereses de política interna, y no con fines de política exterior.  

Es el lenguaje emocional, para apuntalar la popularidad del Mandatario, aseguró.  

“Este tipo de adjetivos en la mañanera no son con fines de política exterior, sino de política interior, porque han demostrada ser efectivos y efectistas, y más del 60 por ciento de popularidad lo ha ganado también con ese lenguaje”, indicó.  

Consideró que la respuesta hacia el exterior, es un comunicado sobre el tema, distinto al de tantas reacciones emocionales, en donde lo esencial es una respuesta en la que se señala que los asesinatos a los que hacen referencia los parlamentarios “no son crímenes de Estado”.  

Eso es lo relevante, indicó.  

Para el ex presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados y ex candidato a la dirigencia nacional de Morena, ese lenguaje, esa manera de actuar, de hablar, de expresarse de una parte importante de ese partido en el gobierno, se reflejó también en la campaña que él encabezó en contra del actual dirigente nacional Mario Delgado y que no ganó.  

No les gusta el lenguaje racional. El lenguaje de la 4T como tal, no es un lenguaje racional, es un lenguaje efectista”, reiteró. 

Te puede interesar: Muere un trabajador en obras al AIFA