Acelera Eiza su talento

344
Acelera Eiza su talento
  • “México debería estar muy orgulloso de Eiza”, dice, tajante, el cineasta Michael Bay, cuyos explosivos blockbusters han ayudado a catapultar a actrices como Kate Beckinsale, Megan Fox, Liv Tyler y Scarlett Johansson.
MARIO ABNER COLINA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- “México debería estar muy orgulloso de Eiza”, dice, tajante, el cineasta Michael Bay, cuyos explosivos blockbusters han ayudado a catapultar a actrices como Kate Beckinsale, Megan Fox, Liv Tyler y Scarlett Johansson.

En una videollamada, el realizador relata que estaba al tanto de la carrera de Eiza González en Hollywood desde hace tiempo. También que, a su parecer, los papeles de la mexicana no le hacían justicia a su talento interpretativo. “Solía ser la compañera de alguien, la novia del personaje.”

La quiso de inmediato para protagonizar Ambulancia, una película de atracos con la que regresa a los cines el jueves. La historia sigue a dos hermanos (Jake Gyllenhaal y Yahya Abdul-Mateen II) que asaltan un banco, y para escapar secuestran una ambulancia con todo y su paramédica (González) y un policía herido.

“Creo que en el tercer día de trabajo, le dije: ‘Quiero hacerte mejor de lo que has sido nunca'”, explica Bay.

“Ambulancia empieza como la historia de estos dos hombres, pero de pronto descubres que ella (Eiza) es el corazón que late en película. El foco cambia. Tiene que mostrar una gran registro actoral. Fue genial tenerla como actriz. Es una luchadora, una soldado. Y es divertida fuera de las cámaras”.

Maestro de las secuencias de acción, Bay (La Roca, Escuadrón 6) presenta en Ambulancia una de las persecuciones en auto más largas de la historia del cine. El vehículo médico acelera entre autopistas y callejones, mientras es acechado por patrullas y hasta helicópteros.

En paralelo, Cam, el personaje de Eiza (Godzilla vs Kong, Bloodshot), hace frente a los criminales y lucha por mantener con vida a su paciente. Practica transfusiones de sangre, da electroshocks y hasta realiza una cirugía en medio frenones, aceleres.

La mexicana entrenó cuatro meses a bordo de ambulancias y tuvo un curso exprés de medicina. Y si ya sentía compromiso para darle realismo a la interpretación, el rodaje en enero y marzo de 2021, con el pico de la pandemia de Covid en California, redobló su responsabilidad.

“Fue catártico emocionalmente. Me puse mucha presión cuando llegué al set y sentí una obligación de hacer esto a la perfección. Me sentaba con la paramédica que teníamos en el rodaje y le preguntaba qué haría en esta situación, cómo emocionalmente manejaría esto otro.

“Fue un gran aprendizaje, uno de los momentos, de los procesos, más interesantes que he tenido como actriz”, señala Eiza.

Salvo en algunas pocas escenas, Eiza comparte siempre pantalla con Gyllenhaal y Abdul-Mateen II, quienes encarnan a Danny y William Sharp. El contacto diario en los sets hizo a los actores enamorarse profesionalmente de la capitalina.

“Tiene una gran atención a los detalles. Eso significa que le preocupan mucho las cosas de su trabajo. Eso habla de su responsabilidad y su integridad.

“Interpretó, representó, a profesionales que muchas veces no tienen todo el reconocimiento que se merecen. Lo que hizo, entre muchas otras cosas, es un testamento a ese servicio médico”, dice Abdul-Mateen II (Aquaman, Candyman).

Gyllenhaal (Zodiac, Spider-Man: Lejos de Casa) dice dar fe de la devoción de Eiza en el rodaje. Asegura que le insistió a Bay en varias ocasiones la importancia de hacer las cosas de tal o cual manera con su personaje.

“La adoro. Como persona, además, pienso que es muy generosa y amable. Que te apoya. Como ser humano, tiene un espíritu adorable. Eso definitivamente viene de su cultura mexicana, pero también de ella como individuo”.

Te puede interesar: María José hará ‘ReCONEXIÓN’ con Cancún