NIDO DE VÍBORAS

1275
NIDO ELECCIONES

Por KUKULKÁN

A LOS MÁS de un millón 300 mil electores de Quintana Roo, que podrán ejercer su voto el próximo domingo 5 de junio, es necesario alertarles del cúmulo de triquiñuelas que ha cometido Laura Fernández Piña, candidata al gobierno quintanarroense por los partidos de la Revolución Democrática, y de Acción Nacional, así como de Confianza.

A ESOS votantes les debería despertar la curiosidad y darse una vuelta por las oficinas del municipio de Puerto Morelos, que gobernó y administró durante dos periodos Laura Fernández Piña, quien ahora dice tener “las manos libres”, la que lanza ya a los cuatro vientos una de las frases a posicionar durante su campaña: “no tengo hilos que me amarren o me manejen” (la manejan a control remoto).

ES UN ABIERTO desplante a la justicia, un mensaje retador a toda investigación que se enderece en su contra por el cúmulo de ilegalidades cometidas durante su administración como alcaldesa del municipio más joven de Quintana Roo y cuyas arcas están a nada del colapso porque ella dejó hipotecadas las finanzas. Pero eso, a la candidata de la alianza “Va Por Quintana Roo” poco o nada parece inquietarle mientras vaya ganando tiempo a su favor, con la camiseta de candidata a gobernadora.

EN LA MIRA están sus corruptelas más que documentadas, desde haber concesionado a empresas privadas el alumbrado público, así como de la construcción del nuevo edificio del municipio de Puerto Morelos, dos obras que en los documentos dejaron hipotecadas el 40 por ciento de las participaciones federales durante los próximos 20 años.

PARA ambos proyectos el Congreso del estado les autorizó alrededor de 100 millones de pesos, pero en las letras chiquitas del contrato no se especificó que eso solamente era de entrada, y que mensualmente pagarían casi cuatro millones de pesos a 240 mensualidades, esto casi 800 millones de pesos en total.

Y ASÍ fue tejiendo con sus “manos libres”, lo mismo cometiendo actos de omisión que dejando rastros de incumplimientos legales. De eso también pueden dar fe cientos de trabajadores del ayuntamiento que gobernó Fernández Piña, pues mientras estos cumplían con sus horarios laborales, ella sembró mil 300 aviadores en la nómina de ese municipio.

HASTA dejó de pagar las cuotas de los trabajadores al Instituto Mexicano del Seguro Social, y a pesar de que fue requerida para ello, Laura Fernández se hizo de la vista gorda… Por donde quiera que se le vea, son millones y millones de pesos de los que ella hizo uso discrecional y que tienen en vilo a la actual alcaldesa, Blanca Merari quien no ve la hora para pagar la nómina cada quincena y los diversos servicios públicos, pues su antecesora le dejó prácticamente en bancarrota las arcas del municipio.

LA ENORME deuda le fue heredada a la actual alcaldesa Blanca Merari, quien no ha cedido a las presiones de su antecesora para validar irregularidades y actos de corrupción cometidos en su momento por la ahora candidata del PRD a la gubernatura. Por la tragedia del asesinato de su marido Ignacio Sánchez Cordero, quien se perfilaba como el candidato para la presidencia municipal, la viuda fue postulada como la candidata y sin ninguna experiencia política ni en la administración pública, fue impulsada por la propia Laura Fernández para que la sustituyera.

RECIENTEMENTE fue victimado también el hermano de Ignacio y en el municipio la leyenda urbana atribuye la ‘autoría intelectual’ de estos crímenes a Doña Laura, política que consideran capaz de todo, particularmente cuando hace todavía unos meses ni siquiera figuraba en las listas de aspirantes porque su partido, el Verde Ecologista, la hizo a un lado y prefirió apoyar a Mara Lezama Espinoza en alianza con Morena.

ASÍ FUE como en un acto de desesperación por el riesgo de quedar fuera de la contienda, Laura Fernández simuló renunciar al partido del tucán para pasarse al PRD sólo con el objetivo de que la postularan como la candidata de la alianza “Va por Quintana Roo” en un escenario de mediciones de popularidad y aceptación a favor de la candidata de Morena a quien se ve cuesta arriba remontar, aunque su propia experiencia le ha enseñado a Laura Fernández que en campaña ‘todo puede pasar’ a los candidatos.

@Nido_DeViboras