Viajan rusos a México; solicitan asilo a Estados Unidos

444
Viajan rusos a México; solicitan asilo a Estados Unidos
  • Vuelan de Moscú a Cancún como turistas, más de 8 mil han hecho la petición de asilo en la frontera de Tijuana desde agosto.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

CALIFORNIA, EU.- Maksim Derzhko dice que fue una de las peores experiencias de su vida. Viejo crítico del presidente ruso Vladimir Putin, voló con su hija de 14 años desde Vladivostok a Tijuana, en la frontera con Estados Unidos, y se encontraban en un automóvil con otros siete rusos.

Lo único que los separaba de la posibilidad de pedir asilo en Estados Unidos era un agente del servicio de inmigración.

“Cuesta describir lo que se siente”, comentó. “Miedo. Temor a lo desconocido. Es muy duro. No teníamos otra opción”, publicó la agencia AP en un reportaje.

Todo salió bien. Después de pasar un día bajo custodia, Derzkho fue liberado para que pudiera pedir asilo con su hija, uniéndose a miles de rusos que en los últimos días han tomado ese camino.

Desde antes de que la invasión rusa de Ucrania diera paso a duras sanciones de Estados Unidos y sus aliados, se registraba un fuerte aumento en la cantidad de pedidos de asilo de rusos.

Más de 8 mil 600 rusos solicitaron asilo en la frontera con México entre agosto de 2021 y enero de 2022, comparado con los 249 que lo hicieron en el mismo periodo del año previo. Nueve de cada diez se presentaron en el cruce fronterizo de San Diego.

Migrantes de otras exrepúblicas soviéticas siguen la misma ruta, aunque en cantidades menores. Se espera que pronto aumente la cantidad de ucranianos que lo hacen.

Estados Unidos admitió a una familia ucraniana de cuatro personas por razones humanitarias el jueves, luego de rechazarla en dos ocasiones.

Los rusos no necesitan visas para visitar México, pero sí para ingresar a Estados Unidos. Muchos vuelan desde Moscú hasta Cancún, entrando a México como turistas, y desde ahí cruzan todo el país hasta llegar a Tijuana, donde se amontonan en vehículos que compran o alquilan.

A medida que se acercan al cruce de San Ysidro, por el que entran a San Diego unos 30 mil autos diarios, aumentan los nervios.

Hay barreras de cemento en los 24 carriles. Antes de llegar a los puestos de control hay una zona de seguridad.

Las personas que llegan a la zona de seguridad ya pueden pedir asilo en Estados Unidos. Pero los funcionarios del lado mexicano de la frontera los paran, miran sus vehículos, piden documentos y detienen a los autos que parecen sospechosos.

“Nos asustamos mucho”, dijo Derzhko, quien cruzó la frontera en agosto, en una entrevista desde Los Ángeles. “Los chicos que iban con nosotros estaban muy alarmados”.

Los rusos ofrecen recomendaciones en redes sociales y los servicios de mensajería digital.

Uno de ellos —que no se identificó— relató su viaje desde la Plaza Roja de Moscú hasta un hotel de San Diego, con escalas en Cancún y en la Ciudad de México. En un video que publicó en YouTube se le ve nervioso tras comprar un auto en Tijuana. Posteriormente, no obstante, cuenta desde San Diego que todo salió bien a pesar de que pasó dos días bajo custodia en Estados Unidos.

Recomienda a quienes consideren seguir su camino que no tengan miedo. Los rusos tienen casi asegurado el asilo si pisan suelo estadounidense.

Te puede interesar: Urgen una reforma en Estados Unidos para la migración