NIDO DE VÍBORAS

1111
NIDO GUERRA ENCUESTAS

Por KUKULKÁN

CONSCIENTE de que no hay manera de ganarle a la marca Morena ni a su candidata a la gubernatura Mara Lezama Espinosa, su contrincante Laura Fernández Piña (postulada por la coalición “Va por Quintana Roo”) ha emprendido una fantasiosa campaña mediática de encuestas cuyos resultados inflados la colocan a sólo diez puntos abajo de la virtual triunfadora del partido guinda.

TAN DESESPERADA está de su realidad de que en vez de crecer se desploma hacia el tercer lugar de las preferencias electorales, Fernández Piña ha instruido a su equipo de campaña difundir los resultados a modo de “La Encuesta Mx on twitter #Elecciones 2022”, con una pregunta indirecta al margen de toda metodología seria y bajo un escenario hipotético donde prácticamente arrasaría por default.

JUZGUE usted la pregunta acucioso lector: “Si su candidato favorito no apareciera en las boletas electorales, la mayoría de los encuestados en Quintana Roo preferirían a Laura Lynn #Fernández Piña de la coalición encabezada por el PAN-PRD-Confianza por Quintana Roo, otorgándole el 44.1 por ciento de las preferencias”. Sin duda, una sesuda ecuación a la que no hubiera podido llegar ni el físico, filósofo, teólogo, inventor, matemático y alquimista Isaac Newton. 

Y COMO soñar no cuesta, a Fernández Piña le ha dado por creer que puede vencer al tsunami López Obrador precisamente en el estado que mayor apoyo le ha mostrado desde las elecciones presidenciales de 2006 (confirmado en 2012 y 2018). Ya parece que después de las telúricas disputas que se vivieron en la contienda interna del partido guinda para sostener a Mara Lezama como su abanderada, le van a entregar así tan fácil la silla del Palacio de Chetumal a la priista convertida de último momento en perredista. A otro perro con ese hueso. 

***

UNA VEZ con la misión cumplida en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas ha dado la orden a cien ingenieros militares, con todas sus respectivas tropas, tomar su nueva trinchera: la construcción del Tren Maya en el sureste mexicano. 

LOS BATALLONES de militares instalarán al menos diez campamentos para poner manos a la obra en la construcción de 550 kilómetros del Tren Maya, es decir, uno de cada tres kilómetros de esta emblemática obra del gobierno de la Cuarta Transformación, de manera particular en los tramos de Escárcega, Calakmul, Chetumal, Bacalar y Cancún.

ESTOS mismos ingenieros militares con sus tropas, igualmente tendrán bajo su responsabilidad la construcción del Aeropuerto de Tulum, por lo que habrán de trabajar a marchas forzadas para cumplir con lo programado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, de inaugurar en diciembre del 2023 tanto el Tren Maya como dicho aeropuerto.

OBRADOR sabe que los militares tienen espíritu de cuerpo, que están preparados para soportar largas jornadas de trabajo, ya de madrugada, de noche o a pleno rayo de sol, son leales y que por ningún motivo pueden fallar en la fecha de entrega de ambas obras como ayer quedó demostrado con la conclusión de las obras del nuevo aeropuerto de Santa Lucía, Estado de México.

@Nido_DeViboras