NIDO DE VÍBORAS

776
NIDO ADÁN

Por KUKULKÁN

BIEN reza el dicho que las apariencias engañan y en esta ocasión se puede aplicar a pie juntillas, tras la reunión celebrada ayer miércoles 23 de marzo en la Secretaría de Gobernación entre su titular Adán Augusto López Hernández y Laura Fernández Piña, candidata de los partidos de la Revolución Democrática y de Acción Nacional a la gubernatura de Quintana Roo.

Y ES QUE más rápida que inmediatamente, Fernández Piña subió a sus redes sociales la fotografía en la que aparece ella vestida color crema, con cabello suelto y cargado a su hombro derecho; luciendo una sonrisa más de nervios que de alegría porque algunas versiones dan cuenta de que asistió para saber si existen o no en su contra denuncias ante la Unidad de Investigación Financiera (UIF) por diversas corruptelas cometidas durante su administración como presidenta municipal de Puerto Morelos.

EL VERDADERO contenido de la conversación sólo quedó entre ambos, aunque la candidata se adelantó a difundir que fue una “una reunión de trabajo, en equipo para enfrentar retos nacionales y locales”.

Así lo hizo saber a través de su cuenta de Facebook la diputada federal verde ecologista con licencia.

Y CON dejo de eufemismo abundó: “la suma de esfuerzos y el trabajo en equipo es fundamental para lograr que a todas y todos nos vaya mejor…Por eso hoy sostuve una larga y amena plática con el Secretario de Gobernación Adán Augusto López Hernández acerca de los problemas y retos nacionales, y de nuestro estado de Quintana Roo”.

LA PREGUNTA clave aquí sería, ¿qué tipo de reunión de trabajo puede sostener el secretario de Gobernación con una candidata de la oposición que traicionó a Morena —que la convirtió en diputada en alianza con el Partido Verde— sólo para satisfacer su capricho de participar con calzador en una contienda que no va a ganar? ¿Lo hizo en calidad de candidata o de diputada con licencia para mantener su curul después del proceso?

FUERA de especulaciones, la fotografía difundida por Fernández Piña es más que elocuente con un Adán Augusto que puso sana distancia —y no precisamente por el Covid— manteniendo el rostro congelado, sin expresión alguna.

LA IMAGEN contrasta con otras que el secretario de Gobernación poso al lado de su correligionaria Mara Lezama Espinosa con quien se ve no sólo sonriendo sino hasta afectuoso; o con la senadora morenista Marybel Villegas Canché, a quien públicamente se ha referido como ‘mi gran amiga’.

TODO le hubiera salido bien a la verde ecologista convertida en perredista de último momento, si sólo hubiera difundido la foto con breve mensaje agradeciendo la cortesía política al inquilino del Palacio de Cobián, en vez de haberle echado mucha crema a sus tacos, asegurando que la plática fue ‘amena’. Y si realmente así fue, la candidata se lo hubiera comunicado a su rostro porque no lo demuestra.

@Nido_DeViboras