Decepción y abucheos

344
Decepción y abucheos
  • El DT del Tri, Gerardo Martino, tiene la clasificación en la bolsa, pero no la fe de los mexicanos para cumplir el objetivo por el que lo trajeron: el quinto partido.

ÉDGAR CONTRERAS / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- En el Estadio Azteca, el único que tiembla es Gerardo Martino.

El 0-0 contra Estados Unidos desató el “Fuera ‘Tata'” en el Coloso, ese en el que alguna vez los que temían eran los rivales y que hoy sólo asusta al técnico del Tricolor.

Si no fuera por las dos atajadas de Guillermo Ochoa y la espantosa técnica de Jordan Siebatcheu, la historia pudo ser peor en una noche que terminó con los gritos contra Martino, con la expresión homofóbica en tiempo de compensación y un sonoro abucheo.

El Tricolor se acerca al Mundial de Qatar, pero con la sensación de un completo extravío. No existen soluciones tácticas para cambiarle el rostro, pese a que tiene los mismos 22 puntos de Estados Unidos, tres arriba de zona de Repechaje.

La frustración de la gente venció al poderoso sonido local que lanzaba un potente “México” en los despejes del portero rival.

Memo Ochoa salvó dos opciones clarísimas, una a tiro de Yunus Musah y otra de Christian Pulisic. Al 62′, quedó a merced de “Pefok”, quien casi en el área chica y con el marco abierto mandó el balón casi a la banda.

México no encontró los caminos. Hirving Lozano envió la pelota a la grada en 4 intentos, Raúl Jiménez tuvo que botarse casi todo el juego ante la falta de balones, mientras que Jesús Manuel Corona mostró su versión del Porto y no la del Sevilla. La realidad es que el famoso tridente es mucho ruido, pero no más que eso.

El “Tata” intentó moverle a su sistema táctico. Quiso que el “Chucky” y “Tecatito” jugarán más por dentro y los que se adueñaran de la banda fueran Jorge Sánchez y Gerardo Arteaga, el primero de gran desempeño al secar a Pulisic y lastimar constantemente por derecha, mientras que el segundo quedó a deber tanto como Johan Vásquez, pese a ser las grandes novedades en la alineación.

No hubo revancha por las Finales perdidas en Nations League y Copa Oro ni por el doloroso 2-0 en el otro juego de Eliminatoria. La noche pintaba para la reconciliación del Tri y su gente, pero sólo adelgazó más el vínculo.

En una ocasión Bora Milutinovic dejó el cargo pese a ir casi caminando al Mundial de Francia. A México le restan juegos contra Honduras y El Salvador. Martino tiene la clasificación en la bolsa, pero no la fe de los mexicanos para cumplir el objetivo por el que lo trajeron: el quinto partido.

Te puede interesar: Perdona EU a México en el Azteca