Urgen a mejorar política pesquera

228
Urgen a mejorar política pesquera
  • Piden mecanismos de inspección eficaces de la actividad pesquera, exhortan a vigilar la cadena de valor, desde la captura hasta la venta.
VÍCTOR OSORIO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La actual política pesquera se limita a la entrega de apoyos y no enfrenta seriamente la problemática de la captura ilegal y la práctica de sustitución fraudulenta de especies nacionales por importadas, que afecta tanto al consumidor como a los productores naciones, señaló Mariana Aziz, directora de Transparencia de Oceana.

En entrevista, remarcó que la ausencia de mecanismos efectivos de inspección y vigilancia de la actividad pesquera, incluida toda la cadena de valor, desde la captura hasta la comercialización final, afecta principalmente a quienes sí respetan la normatividad.

La Conapesca, indicó, ha visto reducido año con año su presupuesto, 70 por ciento del cual se destina al programa de subsidio Bienpesca, y ha echado mano de herramientas ya probadas en otros países para frenar la captura ilegal.

“Mientras el gobierno mexicano no tome medidas de fondo, mientras no se tome en serio esta problemática, mientras el principal enfoque de su política pesquera sea el otorgamiento de apoyos, como es Bienpesca, pues no hay realmente posibilidad de ver progresos en cuanto al combate a la pesca ilegal”, indicó.

“Al final de poco sirve que les estemos dando 7 mil 200 pesos al año a los pescadores si tienen que competir en los mercados con el producto que viene de la captura ilegal”.

El pasado viernes, el presidente Andrés Manuel López Obrador alertó en su conferencia matutina sobre el desplazamiento de pescado nacional por especies importadas de menor calidad.

“Cuando va uno a un restaurante y dicen ‘hay filete de pescado’, ahí les recomiendo que pregunten de qué pescado es, porque lo que predomina es basa, que es tilapia, se trae de China. ¿Y cómo se produce? Pues como los pollos, con alimento que muchas veces lleva hormonas”, señaló.

Aziz consideró que el comentario expone la necesidad de adoptar medidas más eficaces para proteger tanto a los consumidores como a los pescadores ante la práctica de sustitución de especies y cerrarle la puerta a producto capturado de forma ilegal.

Para ello, indicó, se requieren herramientas como una norma de trazabilidad, que permitiría saber con certeza qué estamos comiendo.

México importa una gran cantidad de tilapia de países asiáticos, sobre todo de China y de Vietnam, señaló, y por tratarse de una especie que se produce en granjas acuícolas en grandes volúmenes, tiene un precio muy bajo, lo que ha alentado la práctica de sustituir con ella a otras especies más caras, engañando al consumidor.

“Muchas veces dicen que nos dan pescados mexicanos, que nos están vendiendo huachinango, robalo, sierra o mero, y en realidad son estas especies de importación.

“Esto nos afecta como consumidores, porque estamos adquiriendo algo de un valor menor a lo que nos están cobrando —un filete de huachinango te puede costar 300 pesos y uno de tilapia 80—, y además afecta a las comunidades pesqueras”, apuntó.

Te puede interesar: Buscan Náuticos ampliar acciones por áreas naturales