Van lentas reglas contra uso de animales

239
Van lentas reglas contra uso de animales
  • En septiembre de 2021 se aprobó en la Ley General de Salud que prohíbe el uso de animales en la fabricación e investigación de cosméticos.
ANNA LEGORRETA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- México aún no se libra de “Cruella de Vil”. Pese a tener una legislación que prohíbe el uso de animales en investigación y fabricación de cosméticos y al creciente interés de consumidores en productos libres de crueldad, no hay claridad para cumplir con ella.

En septiembre de 2021 se aprobó en la Ley General de Salud que prohíbe el uso de animales en la fabricación e investigación de cosméticos.

México se convirtió en el primer país de América del Norte en prohibir las pruebas de cosméticos en animales y en el número 41 a nivel mundial.

Pero a la fecha, ni gobierno ni empresas saben cómo se aplica la ley ni quién será el encargado de hacerla cumplir, pues sus artículos transitorios dan dos años para que eliminen las pruebas cosméticas en animales.

“Se espera que la Secretaría de Salud emita este año una Norma Oficial Mexicana que afine los detalles de la aplicación de la reforma”, expuso Anton Aguilar, director ejecutivo de HSI México, organismo que lanzó la campaña #SalvaARalph, un video que muestra la tortura a la se somete un conejo por empresas cosméticas.

Sólo existen certificaciones libres de crueldad, como Not Tested On Animals de Choose Cruelty Free (CCF), Beauty Without Bunnies de PETA o Leaping Bunny de la ONG Te Protejo en asociación con Cruelty Free International, pero no son obligatorias.

Cofepris, Profeco, la Asociación de Emprendedores de México y Concanaco dijeron no tener conocimiento del tema.

Te Protejo, organización no gubernamental que opera en seis países, ha certificado a 100 empresas desde 2021, expuso Nicole Valdebenito, directora de Comunicaciones y Asuntos Corporativos.

Su certificación cuesta desde los 210 dólares anuales, según las ventas brutas de la empresa.

La certificación de PETA es gratuita, pero para usar el logotipo se debe pagar una licencia de 350 dólares, explicó Stephanie Ruple, quien supervisa el proceso.

En México hay 167 marcas de diversos giros con alguno de estos certificados, entre ellas Yuya Cosméticos, Tonymoly, Sedal, St. Ives, Olaplex y Hawaiian Tropic.

Si como consumidor quieres saber si una empresa es cruelty free, puedes usar las apps Bunny Free, Happy Bunny o Cruelty cutter, que escanean los códigos de barras de los productos.

Te puede interesar: Urgen una Cofepris más ágil y eficiente