NIDO DE VÍBORAS

602
En domingo de resurrección, se consuma

Por KUKULKÁN

SI DE ALGO no se puede quejar el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador es de la lealtad (o la conveniencia política para subsistir) que le guardan a la Cuarta Transformación, los cuatro diputados federales de Quintana Roo postulados hace un año por la alianza ‘Juntos Haremos Historia’ para ocupar para igual número de curules en el Palacio Legislativo de San Lázaro.

SU PRUEBA de fuego fue la Reforma Eléctrica sometida a votación el pasado domingo, la cual a pesar de no haber logrado los votos necesarios para ser aprobada sí contó con el apoyo ‘incondicional’ de la bancada quintanarroense.

LOS NOMBRES ya los tiene el inquilino de Palacio Nacional; se trata de los morenistas Alma Anahí González, representante del Distrito 2 de Quintana Roo, que agrupa los municipios de Othón P. Blanco, Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos y Bacalar; así como de su compañero Alberto Batun Chulim, del Distrito 3 correspondiente al municipio Benito Juárez.

AL APOYO se sumaron los legisladores verdecologistas Juan Luis Carrillo Soberanis, del Distrito 1 (que agrupa los municipios Cozumel, Isla Mujeres, Lázaro Cárdenas, Solidaridad y Tulum) y Santy Montemayor Castillo, quien entró de relleno por la tercera circunscripción de Quintana Roo.

MÁS ALLÁ de las convicciones ideológicas que profesa cada uno en lo particular, lo que estos diputados garantizaron con su voto es que no serán señalados de ‘vende patrias’, como acusó públicamente Obrador a los legisladores federales que le jugaron las contras al oponerse a reformar la Constitución en sus artículos 4, 26, 27 y 28 que versan sobre el acceso a la energía en México. La pregunta aquí es si sus representados estarán de acuerdo, o no, con su proceder.

***

QUIEN de plano ‘no entiende que no entiende’ es la candidata de la alianza PAN, PRD y Confianza, Laura Fernández Piña al pretender hacer creer a los electores que ‘Va en serio’ —según su nada convincente lema de campaña— cuando sólo fue invitada a la competencia para ser parte del show electoral que legitimara a Mara Lezama Espinosa como la próxima gobernadora de Quintana Roo.

LOS QUE SABEN de estas lides dicen que Laura ya se la creyó y enloquecida, en su desesperación por arañar simpatías del electorado, ha emprendido un ataque frontal contra Mara a quien responsabiliza, entre otras cosas, de la inseguridad que viven los habitantes del municipio de Benito Juárez gobernado por la morenista durante los últimos cuatro años.

LO QUE no ha medido la candidata perredista-panista es que con esta temeraria acusación, lo único que está haciendo es escupir hacia arriba porque es bien sabido por todos –hasta por ella que fue alcaldesa de Puerto Morelos– que la seguridad pública se maneja a través del Mando Único en el que el principal responsable es el gobierno del estado, cuyo titular es el gobernador Carlos Joaquín, también postulado por la alianza PAN-PRD. Ahora sí, ‘que no jale que descobija’.  

@Nido_DeViboras