Urgen en Nicaragua por justicia y verdad

236
Urgen en Nicaragua por justicia y verdad
  • En 2018, Nicaragua se paralizó por cinco meses en protestas que fueron reprimidas por la Policía y que dejaron un saldo de 355 muertos.
STAFF / LUCES DEL SIGLO

MANAGUA, NICARAGUA.- En el cuarto aniversario del estallido social en Nicaragua, familiares de las víctimas recuerdan las movilizaciones y exigen a autoridades que se haga justicia.

Álvaro Conrado fue uno de los jóvenes que murió durante las protestas luego de que una bala lo alcanzó cuando llevaba agua a estudiantes que se manifestaban contra el gobierno de Daniel Ortega.

“Me duele respirar”, fue lo último que dijo. Su vida se detuvo, y también la de sus padres.

Álvaro Conrado tenía 15 años cuando murió, aún estaba en la escuela. Las protestas habían empezado el 18 de abril de 2018. Dos días después, en medio de manifestaciones, recibió el disparo, aparentemente de un francotirador.

“Justicia y verdad. Eso es lo que queremos, que nos digan lo que pasó. A cuatro años de su muerte no hay ninguna persona detenida”, externó el padre de Álvaro Conrado, y que tiene el mismo nombre.

Mientras habla en entrevista con la agencia AFP, observa los objetos de su hijo en un espacio de su casa en Managua dedicado a su memoria: una patineta, zapatos deportivos, un diploma póstumo de bachillerato y pósteres con la imagen de “Alvarito” que han llevado amigos y conocidos a su casa.

Álvaro padre, un ingeniero informático de 53 años, perdió su trabajo en el Estado.

Y su esposa, en España, teme volver al país tras haber salido a denunciar el asesinato de su hijo con la Asociación Madres de Abril (AMA).

Asegura que sufre hostigamiento de autoridades y de simpatizantes del gobierno.

En Estelí, al norte del país, Francisca Machado recuerda a Franco Valdivia, su hijo, otro estudiante que murió también durante las protestas.

“Era el menor de mis dos hijos. Con tanto sacrificio lo saqué adelante; en un instante le arrebataron su vida y me han dejado un gran vacío y dolor irreparable”, señaló.

“Estas fechas son de mucho dolor e impotencia. Para mí no existe borrón y cuenta nueva; quiero y exigiré justicia, cueste lo que cueste”.

En 2018, Nicaragua se paralizó por cinco meses en protestas que fueron reprimidas por la Policía y que dejaron un saldo de 355 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Te puede interesar: Proponen castración química en Perú a violadores