‘Nos atacaron por todos lados’: evacuados de Mariupol

246
‘Nos atacaron por todos lados’: evacuados de Mariupol

Los primeros, y hasta ahora únicos, civiles en ser evacuados de la planta de Azovstal en Mariupol salieron durante un breve alto el fuego.

STAFF / LUCES DEL SIGLO

KIEV, UCRANIA.- Alrededor de 150 civiles evacuados de la planta siderúrgica de Mariupol llegaron a Zaporiyia, ciudad al Este controlada por Ucrania, en donde narraron los días de asedio que se convirtieron para ellos en un infierno.

Después de vivir durante semanas en refugios subterráneos, algunos de los civiles, con lágrimas en los ojos, bajaron de los autobuses a una tienda de campaña que les ofreció algunas de las comodidades que les negaron durante sus semanas bajo tierra.

Se les suministró comida caliente, pañales y conexiones con el mundo exterior. Las madres alimentaban a los niños pequeños.

“Estuve en Azovstal durante dos meses y medio y nos golpearon por todos lados”, dijo Olga Savina, una anciana entre los evacuados.

El sol le quemaba los ojos después de tantos días bajo tierra, según contó.

Elina Tsybulchenko, otra de las personas evacuadas, narró que se iba a dormir todas las noches con miedo de no despertar.

“No puedes imaginar lo aterrador que es cuando te sientas en el refugio, en un sótano mojado y húmedo que rebota y tiembla”, señaló la mujer de 54 años.

“Orábamos a Dios para que los misiles volaran sobre nuestro refugio, porque si lo alcanzaban, todos estaríamos acabados”.

El asalto a la planta siderúrgica de Azovstal comenzó casi dos semanas después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenara a sus tropas que sellaran la planta, considerada el último foco de resistencia ucraniana en Mariupol, publicó la agencia AP.

Los primeros, y hasta ahora únicos, civiles en ser evacuados de la planta destrozada salieron durante un breve alto el fuego en una operación supervisada por la ONU y la Cruz Roja.

En un centro de recepción en Zaporiyia, se alinearon camillas y sillas de ruedas, así como zapatos y juguetes para los niños que esperaban al convoy.

Según el jefe de la oficina en Ucrania del Comité Internacional de la Cruz Roja, Pascal Hundt, alrededor de una docena de personas sacadas en el convoy estaban enfermas o heridas, ninguna de ellas de gravedad.

Algunos de los ancianos evacuados parecían exhaustos cuando llegaron. Varias de las personas más jóvenes, sobre todo madres que consolaban a sus bebés y a otros menores alrededor, parecían aliviadas.

“Estoy muy contenta de estar en suelo ucraniano”, expresó una mujer que solo dio su primer nombre, Anna.

Te puede interesar: Eleva Ucrania a 1.200 los cuerpos hallados en Kiev