Provocó pandemia pobreza y atraso

741
Provocó pandemia pobreza y atraso
  • Durante 2020 el promedio general de la pobreza llegó a 55.9% y de vulnerabilidad social a 29.8. Personas no pobres ni vulnerables fue de 14.3%.
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q ROO.- El daño provocado por la pandemia del Covid-19 generó niveles de pobreza y rezago social en ocho de cada 10 quintanarroenses durante 2020.

La mayor cantidad de personas afectadas se concentraron en los municipios de Benito Juárez, Solidaridad y Othón P. Blanco, donde se alberga el 79.5 por ciento de la población estatal.

Pero también golpeó con fuerza a los municipios de Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos y Lázaro Cárdenas, donde se asienta la mayor cantidad de población indígena, con los niveles más altos de afectación reportados en Quintana Roo.

En el Informe anual sobre la situación de pobreza y rezago social 2022 elaborado por la Unidad de Planeación y Evaluación de Programas para el Desarrollo de la Secretaría de Bienestar, se determinó que el promedio general de la pobreza llegó a 55.9 por ciento y de vulnerabilidad social a 29.8, mientras que los menos afectados, el sector de personas no pobres ni vulnerables fue apenas de 14.3 por ciento.

La pobreza multidimensional integra una estadística con las privaciones que padecen las personas en materia de educación, salud, trabajo, seguridad social, vivienda y nivel de vida. Cuando falta uno o más de esos satisfactores entre las personas se vulnera su dignidad al limitar derechos y libertades fundamentales, lo que a su vez impide satisfacer necesidades básicas e integración social.

En Benito Juárez (con una población de 911 mil 503 habitantes) la situación de pobreza (moderada y extrema) llegó a 37.9 por ciento y la condición de vulnerabilidad a 36 por ciento. El sector sin afectación representó el 26.1 por ciento de la población.

En Solidaridad (333 mil 800 habitantes) se reportó 37.4 y 37 por ciento de los mismos niveles, y en Othón P. Blanco (233 mil 648 personas) se fijó en 43.8 por ciento y 34.3 por ciento, respectivamente. Por el contrario, 25.6 y 21.9 por ciento de la población quedó ajena a la estadística.

Otros municipios más golpeados fueron los territorios con presencia indígena, como Felipe Carrillo Puerto (casi 84 mil pobladores), con una condición de pobreza que llegó a 81.1 por ciento y 15.3 en situación de vulnerabilidad. La afectación salvó al 3.6 por ciento.

En José María Morelos (26 mil 921 habitantes) el nivel de pobreza marcó 80.8 y de rezago social 16.8, y en Lázaro Cárdenas (29 mil 171 habitantes) fue de 65.6 y 31.2, respectivamente. Las personas que quedaron al margen representaron el 2.3 y 3.1 por ciento de cada territorio.

En Tulum (46 mil 721 habitantes) la pobreza se situó en 61.8 por ciento y la vulnerabilidad social en 31.9 por ciento, y en Bacalar (41 mil 754 habitantes) los mismos niveles quedaron en 73.4 y 21.4 por ciento. Los menos golpeados integraron el 6.2 y 5.1 por ciento del censo municipal.

En Puerto Morelos (26 mil 921 habitantes) el porcentaje se fijó en 42.7 y 35.7, y en Isla Mujeres (22 mil 686 habitantes) en 55.9 y 29.8 por ciento. Sin afectación fueron 21.6 y 16.5 por ciento.

El municipio de Cozumel (88 mil 626 personas) presentó la menor tasa de pobreza (39.6 por ciento) en todo el estado y 34.7 de vulnerabilidad, y sin afectación una cuarta parte de los habitantes.

Para el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) la medición de la pobreza se obtiene al unir las carencias sociales y el ingreso que se traduce en bienestar económico.

Cuando alguna persona se halla en situación de pobreza padece al menos una carencia social y no tiene un ingreso suficiente para satisfacer sus necesidades elementales; es decir, la percepción monetaria es inferior a la línea de bienestar.

En una condición más preocupante, en pobreza extrema se presentan tres o más carencias sociales sin que se tenga un ingreso suficiente para adquirir la canasta alimentaria.

Te puede interesar: Refuerzan protección a grupos vulnerables