El sueño de viajar de Nueva York a Pekín en una hora se acerca

459
El sueño de viajar de Nueva York a Pekín en una hora se acerca
  • El Stargazer es el nuevo avión hipersónico que promete algo inimaginable, volar de Nueva York a Pekín en una hora, dicho de otra forma, llevar las cosas a un nuevo nivel.

El Stargazer es el nuevo avión hipersónico que promete algo inimaginable, volar de Nueva York a Pekín en una hora, dicho de otra forma, llevar las cosas a un nuevo nivel, pues promete cruzar todo el Océano Pacífico en ¡solo una hora!, tal y como aseveran desde el especialista en juegos de ruleta Betway.

La denominación “hipersónico” se refiere a vehículos (o misiles) capaces de viajar a la velocidad Mach 5 o incluso más rápido. El Stargazer tiene el potencial de alcanzar la velocidad Mach 9, o lo que es lo mismo, nueve veces la velocidad del sonido (Ni siquiera los aviones de Top Gun: Maverick son capaces de ir tan rápido).

Obra de Venus Aerospace, una compañía de aeronáutica con sede en Houston, con el Stargazer esperan revolucionar la industria de la aeronáutica con este avión increíblemente rápido que desarrolla desde 2020.

El avión tendría una capacidad bastante limitada, con alrededor de 12 personas, además de la tripulación. Lo cual vendría siendo similar a un avión privado, teniendo en cuenta que un vuelo comercial puede contar con hasta casi 400 pasajeros, dependiendo del tamaño de la aeronave y la aerolínea.

Si el Stargazer despega y cumple con la increíble promesa viajar por todo el mundo a velocidades así de impresionantes, esta oferta sería apta solo para un determinado grupo de personas que pueda permitirse pagar estas cantidades por un boleto de avión.

Debido a la velocidad que propone alcanzar, el avión tendría que llegar a una gran altura -alrededor de 170 mil pies o 52 mil metros- que también permitiría que los pasajeros, en algún momento del vuelo, pudieran ver la curvatura del planeta sin haber salido de este.

Si bien Venus Aerospace asegura que el Stargazer es más bien un avión espacial, la aeronave en realidad no se aventurará al espacio. El límite técnico del espacio sigue siendo unos 50 kilómetros más alto que la altitud máxima que alcanza el Stargazer, por lo que el avión no viajará más allá de la línea Kármán, algo así como los globos espaciales que propiamente tampoco ingresan al espacio.

Se espera que la primera prueba en tierra de Stargazer suceda hasta 2025 como muy pronto, y habrá, al menos, cinco años de pruebas de vuelo para garantizar la seguridad, la confiabilidad y el rendimiento.

Aunque la propuesta de un avión supersónico parezca muy nueva, en 1976 Reino Unido y Francia se unieron para construir el ‘Concorde’, un avión supersónico que llegó a recortar los tiempos de vuelo entre algunos destinos hasta a mitad de tiempo.

Su construcción se dio a través de dos empresas fabricantes, una de cada país, la British Aircraft Corporation y Aérospatiale. Al final, se entregaron siete aviones a dos de las aerolíneas principales de estos países: Air France y British Airways.

Los Concorde volaban, por ejemplo, entre París y Nueva York en un tiempo de 3 horas y media, mientras que en un vuelo comercial normal podría llegar a tardar hasta ocho horas. El vuelo del Concorde llegó a su fin en el 2003 después de que en julio del 2000 una de sus aeronaves tuviera un grave accidente al salir de París, Francia, y estrellarse en Gonesse, muy cerca de la capital francesa.